Posteado por: FREDY FERIS | 26 de enero de 2014

POEMA ROMANCE DEL ACABOSE – JOSE ANTONIO OCHAITA

Declamador: Fredy Feris Campo
Poema: Romance del Acabose
Autor: Jose Antonio Ochaita

Recital: ” Poesía Española Vs Poesía Afroantillana”
Evento: Festicultura Sahagún 2013

Posteado por: FREDY FERIS | 17 de diciembre de 2012

Violando el debido proceso

He aceptado que seas Juez y parte

en tus investigaciones amorosas.

He aceptado tu poder inquisitivo

para inventar, decretar y practicar pruebas a tu antojo.

He dejado que violes en reiteradas ocasiones

mi derecho a la intimidad.

He escuchado con paciencia tus alegatos inconclusos

y sin soportes probatorios eficaces.

He soportado dictámenes de tus amigas

sin oportunidad para objetarlos por error grave

y hasta a veces he soportado una lágrima de tus ojos

que tacha de falsas mis convicciones Ius naturales.

 

Desde el instante en que presentaste tu demanda de reproches,

no he tenido oportunidad para defenderme.

A toda hora presentas memoriales de sospechas,

a toda horas exiges demostraciones de exclusividad.

Actuando como Juez, profieres decisiones a tu favor

sin yo poder recurrirlas y sin segundas instancias.

 

Y así, sin poder contestar cada una de tus peticiones,

sin presentar memoriales que defiendan mis tesis absolutas

y dejando que menoscabes mis principios de contradicción y defensa,

espero con calma en el banquillo de los acusados

a que prospere mi tutela de último minuto…

A que el amor salga avante ante las injusticias de los celos,

para poder gozar mi derecho a la libertad – responsable y respetuosa-

Sin que con ello, sufran limitaciones tus concepciones radicales.

Esperando finalmente que la providencia divina nos premie:

Con cien años justos, sin demandas y sin tortuosos trámites judiciales. 

Fredy Feris

Posteado por: FREDY FERIS | 22 de octubre de 2012

Poema SON NUMERO 6 (Mix de Nicolás Guillén) Declama Fredy Feris

Declamador: Fredy Feris Campo
Poema: Son Numero 6 – Canto Negro
Autor: Nicolás Guillén

Este vídeo fue grabado en el Recital de Poesía Negroide que ofreció Fredy Feris en el Primer Ágora Musical de la Escuela de Filosofía Nueva Acropolis Barranquilla, Colombia.

Posteado por: FREDY FERIS | 2 de octubre de 2012

JÓVENES DE SAHAGÚN SIN ESPACIOS DONDE CONSTRUIR CIUDADANÍA.

Por: Fredy Feris Campo en Sahagún Noticias.

 

El espacio público y la infraestructura cultural juegan un papel fundamental en la construcción del sentido de pertenencia y el vínculo social en los jóvenes, según investigación realizada por la Dra. Pamela Flores sobre la Representación de los jóvenes en la construcción de identidad y vínculo social.

A falta de suficiente espacio público los jóvenes Sahagunenses construyen su identidad principalmente al interior de espacios privados como estaderos y discotecas.

Estaderos y discotecas como Zantino, La Fuga, El Diomedazo, Ghost, Pa´ Rumberos, entre otros, son los espacios privados favoritos escogidos por los jóvenes Sahagunenses para encontrarse con sus amigos, creando grupos íntimos donde no hay posibilidad de interactuar con “el otro distinto”.

Los jóvenes de la llamada “Ciudad Cultural” no cuentan con el espacio público adecuado para socializar con los otros, la búsqueda vínculos comunes, el conocimiento de sus raíces, la creación de espacios para la libre expresión y la construcción de nociones de identidad colectiva, lo que conlleva a que muchos jóvenes no cuentan con una personalidad social responsable y buscan crear vínculos juveniles a través del consumo de alcohol y las drogas, dando muchas veces paso a la violencia  y al uso irresponsable del poco espacio público con el que se cuenta.

No cuentan los Sahagunenses con espacios de interés cultural,  histórico o comercial de los que se puedan sentir orgullosos y puedan mostrar a los extranjeros que nos visitan, tales como: museos, teatros, edificaciones de gran importancia patrimonial e históricas, iglesias, parques de relevancia cultural o educativa, cines, centros comerciales de valor arquitectónico, tarimas y centros de eventos capaces de recibir artistas de talla nacional.

A falta de suficiente espacio público los jóvenes Sahagunenses construyen su identidad principalmente al interior de espacios privados como estaderos y discotecas, lugares inadecuados para crear un vínculo social, toda vez que en ellos no se establecen ni relaciones ni prácticas democráticas ni se promueven prácticas solidarias para compartir con los otros agentes sociales.

El mayor avance que se da en este sentido corre por cuenta de los espacios que se crean al interior de las instituciones educativas del Municipio y de las fundaciones promotoras de la cultura y las practicas solidarias que sin contar con los espacios adecuados cumplen un papel heroico y admirable.

No es descabellado soñar con un Sahagún en el que se promueva el liderazgo juvenil y las prácticas sociales y solidarias de los jóvenes, en el que se promueva una seria política al servicio de los niños y adolescentes y que cuente con lugares de impacto educativo y cultural como un “Biblioparque”, una Cinemateca, un Museo Interactivo, etc.

Autor: Fredy Feris Campo.

Abogado Universidad del Norte.

Diplomado en Cultura Ciudadana de la misma Universidad.

E-mail: fredyferis@hotmail.com

Posteado por: FREDY FERIS | 22 de octubre de 2011

METAMORFOSIS

Metamorfosis de ARIEL ANZORENA

Cambie una vida a su lado, por mi futuro

Cambie latires y sentires

por mástiles y sonreires

aquellos hijos por mis proyectos,

sus perspectivas por ojos tuertos,

Sus caricias sempiternas

Por una docena de piernas.

Era el azar,  era el jugar, era el posiblemente no ganar.

Cambie el amor, cambie la flor,

Tal vez buscando aceptación

Cambie valores, cambie opiniones

Cambie mis zancos por otros roles.

Fui de absolutos a relativos

Cambie creencias por probativos

Cambie las artes por el derecho

Cambie lo bueno por lo correcto

Lo jugué todo, jugué con ganas, tal vez me esperan algunas canas.

Cambie los templos y religiones

Por simplemente las oraciones,

Cambie placeres por el sustento

Para deportes no hubo más tiempo

Pienso en Heráclito, en la evolución; no sé si el cambio fue lo mejor.

Fredy Feris.

Posteado por: FREDY FERIS | 20 de marzo de 2008

LA IDEA QUE DA VUELTAS (Cuento)

Les voy a contar, por ejemplo, la idea que me está dando vueltas en la cabeza hace ya varios años y sospecho que la tengo ya bastante redonda. Imagínese un pueblo muy pequeño, donde hay una señora vieja que tiene dos hijos: uno de 17 y una hija menor de 14.

Está sirviéndole el desayuno a sus hijos y se le advierte una expresión muy preocupada. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella responde: “No sé, he amanecido con el presentimiento que algo grave va a suceder en este pueblo”. Ellos se reían de ella, dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan.

El hijo se va a jugar billar y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el adversario le dice: 

– “Te apuesto un peso a que no la haces?”

Todos se ríen. Él se ríe, tira la carambola y no la hace. Pagó un peso y le preguntan:

– “Pero qué pasó si era una carambola muy sencilla”.

Dice: – “Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que dijo mi mamá esta mañana sobre algo grave que va a suceder en este pueblo”.

Todos se ríen de él y el que se ha ganado un peso regresa a su casa, donde está su mamá.

Con su peso, feliz, dice: – “Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla, porque es un tonto”.

– “¿Y por qué es un tonto?”

–Dice: “Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado por la preocupación de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo”.

Entonces le dice la mama: “No te burles de los presentimientos de los viejos, porque a veces salen”.

Una pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero. – “Véndame una libra de carne”.

En el momento en que está cortando agrega:-  “Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado”. El carnicero despacha la carne y cuando llega otra señora a comprar una libra de carne le dice:

-“Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar y se está preparando, y andan comprando cosas”. Entonces la vieja responde:  -“Tengo varios hijos, mejor deme cuatro libras”.  Se lleva las cuatro libras y, para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende todo y se va expandiendo el rumor.

Llega el momento en que todo el mundo en el pueblo está esperando que pase algo, se paralizan las actividades y, de pronto, a las dos de la tarde hace calor como siempre. Alguien dice: – “¿Se han dado cuenta del calor que está haciendo?”

– “Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor. Tanto que es un pueblo donde todos los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol, se les caía a pedazos”.

– “Sin embargo, -dice uno —nunca a esta hora ha hecho tanto calor”.

– “Pero si a las dos de la tarde es cuando más calor hay”.

– “Sí, pero no tanto calor como ahora”.

Al pueblo desierto, a la plaza desierta baja de pronto un pajarito y se corre la voz:

– “Hay un pajarito en la plaza”. Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.

– Pero, señores, siempre han andado pajaritos que bajan: – “Sí, pero nunca a esta hora”. Llega un momento de tal tensión para todos los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo. – “Yo sí soy muy macho —grita uno— yo me voy”.

Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo. Hasta el momento en que dice: – “Si éste se atreve a irse, pues nosotros también nos vamos”.

Y empiezan a desmantelar, literalmente, al pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo. Y uno de los últimos que abandona el pueblo dice: – “Que no venga la desgracia a caer sobre todo lo que queda en nuestra casa”, y entonces incendia la casa y otros incendian otras casas. Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en éxodo de guerra, y, en medio de ellos, va la señora que tuvo el presagio exclamando: – “Yo lo dije que algo grave iba a pasar, y… me dijeron que estaba loca”.

Por: GABRIEL GARCIA MARQUEZ
Posteado por: FREDY FERIS | 11 de octubre de 2014

Café al Aire Libre vuelve con arte en su edición número 12

(Noticia Tomada del diario el Heraldo: Ver el Heraldo 11 de Octubre de 2014.

La edición número doce de Café al Aire Libre regresa este año con el fin de generar posibilidades de transformar la calle, desde el arte, en un lugar humano y sensible.

En esta iniciativa se darán cita hoy la poesía, pintura, música, danza y demás manifestaciones artísticas desde las 6:30 de la tarde en el tradicional Barrio Abajo: carrera 50B entre calles 42 y 43.

El evento, que es gratuito para el público, cuenta este año con invitados nacionales e internacionales.

En la parte musical, el guitarrista franco-canadiense Romain Malagnoux desarrolla a través de la Fundación Casa de Hierro y la Oficina de Juventudes de Quebec una residencia artística en Barranquilla con el fin de preparar una presentación musical especial para los asistentes al Café.

De igual manera, participarán como grupos invitados Mulato Bantú, que fusiona ritmos del Caribe colombiano, y el colectivo Marzuá, que experimenta con diferentes estilos musicales como el jazz, reggae, folclore latinoamericano y flamenco.

Como representantes de las artes escénicas estarán Fredy Feris y Katy Peñate, quienes interpretarán poemas de la literatura negra y española desde la declamación.

En literatura participan los escritores Alejandro Cortés de Bogotá, Fabiola Acosta de Barranquilla y Jaime Cabrera, radicado en Maimi.

Por la parte de danza estará presente la Corporación Cultural Barranquilla y el grupo Kasimba, que hará una interpretación de danza africana.

Convocados por la actividad Pintando en las Esquinas, participan en la exposición de pintura y dibujos los artistas Wilberto Echeverría, Dairo Barriosnuevo, Hernando Martínez, Luis Ebratt, Luz Karina Mejía, Lorena López, Rubert Utria, Martha Ojeda, Jorge Sarmiento, Oneida Rada, Dolores Márquez, Yeison Romero, Osvaldo Molinares, Luis Cantillo, Alexis Villanueva, Leonardo Camargo, Johanna Hernández, Sahian Gonzáles, Stephanie Vásquez, Sindy Ahumada, Alfonzo Arzuza y David Cabrera Pardo.

De igual manera, se proyectarán fotografías de lo que fue Performance en las esquinas, con la participación de Irwin Blanco, Rafael Medida, Alberto Mario Pombo, Carlos Alfonso Salja, Francisco Manrique, Alfredo González y Haroldo Varela.

Café al Aire Libre cuenta con el apoyo del Programa Nacional de Concertación del Ministerio de Cultura, la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo de Barranquilla, la Oficina de Juventudes de Quebec y la Fundación Visión Cultural.

También vea esta noticia en ZonaCero.Info: ’12 cafés al aire libre’

Posteado por: FREDY FERIS | 29 de noviembre de 2013

Hoy culmina el Festival de Poesía Negra y Cantos Ancestrales

Teniendo en cuenta la designación de Barranquilla en el 2013 como la capital de la cultura en Colombia, desde ayer se cumple en el auditorio Jorge Artel de la Universidad Simón Bolívar, el Festival de Poesía Negra y Cantos Ancestrales.

Dicho evento nace por iniciativa del declamador y abogado Moisés Pianeta Solano, quien con su proyecto Fundación Nuevo Amanecer Afro se ha ocupado de que este aservo cultural no se pierda por tanta influencia extranjera en la música y sus cantos.

Este es el preámbulo del gran proyecto Festival de Poesía Negra y Cantos Ancestrales, el cual está proyectado a realizarse en Cartagena a partir del próximo año y en el cual se hará una gran convocatoria nacional de declamadores y escritores de poesía negra.

Jorge Nazzinm Artel hijo del poeta negro cartagenero Jorge Artel, y la Universidad Simón Bolívar, están apoyando este importante evento.

Hoy, cuando se cumple el segundo día del encuentro, los poestas se estarán presentando en el Museo Bolivariano ubicado en la calle 68 entre las carrera 53 y 54.

La muestra cuenta con declamadores de gran relevancia como Miryam Díaz, Sundiata, Chofao, Morgan Palenquero de Cartagena, el abogado cordobés y declamador nacional Fredy Feris, la ganadora del concurso juvenil de declamadores de Sahagún, Córdoba, Maleja Feris, entre otros.

Como artistas invitados están el colectivo A Viva Voz de Montería, (mezcla de tambores poesía y bullerengue), representantes del Festival del Bullerengue de Marialabaja (Bolívar) y las Cantadoras del Río de Barranquilla.

La función de carácter gratuito comienza a las 6:00 de la tarde.

Tomado de Coopercon:  http://coopercom.co/index.php/component/content/article/51-entretenimiento/7864-hoy-culmina-el-festival-de-poesia-negra-y-cantos-ancestrales
Texto: Alex Lewis.

Posteado por: FREDY FERIS | 3 de octubre de 2013

Se goza el Festival Nacional de Cultura, Organizado por “Funculsa”

TRAPor: Julio Flórez Pacheco.

Para: Sahagún Noticias

tarima_festi_2013

Sahagún: Nueve compañías de teatro, seis de danza, 12 comparsas, 18 agrupaciones musicales, más de un centenar de académicos, artistas visuales y artesanos, declamadores, solistas juglares y exponentes de la cultura popular del Caribe, entre otros, hacen parte del elenco de invitados al festival nacional de cultura en el presente año

Grupos de teatro, danzas y comparsas de Ciudades como Barranquilla, Cartagena, Sincelejo, Montería, Cali, San Andrés Islas, varios pueblos de Córdoba incluido Sahagún, han hecho las delicias de los asistentes a los escenarios donde se ha desarrollado el evento.

En el presente año los sahagunenses fieles a una tradición que data desde hace más de cuatro décadas, han vivido y compartido con los protagonistas de la fiesta que identifica a Sahagún en el concierto nacional.

Los sahagunenses han entendiendo de que los pueblos del mundo, en aras de preservar sus tradiciones, costumbres e idiosincrasia, se han valido del lenguaje del arte, de la literatura, de las ciencias, la historia y la filosofía, para mantener vigentes sus vivencias ancestrales y culturales, por ello en este espacio los colombianos tiene la oportunidad de mostrar sus vivencias e idiosincrasia.

En el presente año han brillado con luz propia además de los grupos invitados, las Instituciones educativas, las cuales desde el inicio en el desfile de dicado a homenajear a latino América, demostraron creatividad y entusiasmo.

La cuota de artistas locales ha estado a la altura del evento, en la retina de los espectadores quedará n las presentaciones del grupo Trapiche, Alvarito Llorente, Freddy Feris Campos, los juglares Freddy Sierra y Pello Elías, los grupos musicales, las muestras de danzas, los solistas, el festival artístico infantil y las franjas académicas con conversatorios de diversos tópicos relacionados con el arte y la cultura.

Destacada ha resultado la presentación de los declamadores, solistas, grupos de Danzas y de teatro de las Instituciones educativas del Municipio, se nota el trabajo, el compromiso con la causa y el sentido de pertenencia por la fiesta que nos hace grandes.

Un reconocimiento especial a os coreógrafos José Contreras, Silvio Tirado, Josefina Díaz y José Monterrosa. A los directores de teatro Libardo Osorio, Germán Tuirán y Anderson Vergara, ellos colaboradores y actores principales del espectáculo con su talento al servicio de las Instituciones educativas.

Por ver todavía resta la parte afro colombiana con los grupos “Alegres ambulancias de Palenque, las danzas somos Chocó de Quibdó, el grupo creole de San Andrés Islas y la corporación Sankofa Danza Afro de Medellín y para el cierre el día sábado, el Balet Folclorico Nacional “Un legado de Sonia Osorio”.

El festival Nacional de la Cultura en Sahagún marcha con buen ritmo – EL HERALDO

Bajo una excelente organización por parte de la Fundación Cultural de Sahagún (Funculsa) que preside Rolando Díaz Angulo, se cumplió este miércoles la quinta jornada del Festival Nacional de Cultura.

En el certamen, que este año llega a su edición número 42, está abierta una exposición de la cultura Zenú en el contexto denominado Feria Karibe, que tiene como epicentro el parque central.
Así mismo tuvo lugar el conversatorio Contexto Caribe y diversidad Musical, a cargo de los investigadores y gestores culturales Rafael Ramos Caraballo (Director fundador del Mercado Cultural del Caribe) y Gina Ruz Rojas (ex directora del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena).

También se efectuó la jornada académica Influencia de la Música costeña en la música del interior del país, a cargo de Alberto Burgos, médico de profesión e investigador musical de Medellín.

También se disertó sobre Cine arte vs. cine comercial. El conversatorio lo dirigieron los cineastas Juan Carlos Ensuncho-Bárcena, de Colombia y Gerson Segura, de Guatemala.

Por la tarima ubicada en la plaza de Sahagún han desfilado artistas como los del Grupo de pito atravesao de los Hermanos Teherán, compuesto por indígenas del resguardo Zenú de Tuchín-Córdoba.
Grupo de gaitas Trapiche de Colomboy, grupo 47 Corp. Hip Hop Caribe de Barranquilla.

Entre los cuenteros se han destacado Primo Rojas, cuentero comediante de Bogotá, Freddy Feris Campo, declamador de Barranquilla y Álvaro Llorente Flórez, cantautor sahagunense.

Definitivamente, lo que el Festival Vallenato le representa a Cesar o lo que el Reinado de Belleza constituye para Bolívar, el Festival Nacional de la Cultura lo es para Córdoba. Ni más ni menos.

Por eso, los amantes de las manifestaciones artísticas en todas sus especies, residentes en la región Caribe colombiana celebran la fiesta de la cultura de Sahagún.

Por Fausto Pérez Villarreal

Posteado por: FREDY FERIS | 15 de septiembre de 2012

SAHAGÚN BARRIÓ EN ENCUENTRO DE DECLAMADORES DEL ANTONIA SANTOS DE MONTERÍA.

Por: Julio Flórez Pacheco en Sahagún Noticias. 

María Alejandra Feris, primer lugar junior, Ángela Yaritza PéreZ segundo lugar juvenil, Juliet Rueda, primer lugar Infantil y Esteban Abad primer lugar juvenil. FOTO: Julio Flórez Pacheco.

Sahagún:  Esta Municipalidad de las sabanas de Córdoba, se alzó con los honores en el marco del  octavo encuentro  departamental  intercolegial de declamación, organizado por la Institución educativa Antonia Santos de Montería.

La delegación de Sahagún, se alzó con tres primeros lugares y dos segundos lugares, con  estudiantes  de las Instituciones educativas Normal Superior Lácides Iriarte y Simón Bolívar respectivamente.

La normal Superior Lácides Iriarte, ganó el primer lugar en las categorías infantil con Juliet Paola Rueda Quintero, en la categoría Junior con María Alejandra Feris Campos y en la categoría juvenil con el declamador Esteban Abad.

De otro lado  los declamadores Yaritza Pérez  de la  Institución Simón Bolívar ocupó en el segundo lugar en la categoría junior y Ángela Isabel Vega Petro se ubicó  segunda en la categoría pre infantil.

Los organizadores destacaron el trabajo de Sahagún en el arte de la declamación y elogiaron el  trabajo de los declamadores normalistas quienes conjuntamente demostraron un altísimo nivel, no solo por los tres primeros lugares, sino por la memorable presentación del resto de la delegación.

De evento participaron declamadores de Córdoba, Sucre, Magdalena y Santander.

CUADRO DE HONOR.-

Categoría pre infantil.- Primer Lugar.- José Miguel Zabala  de la Institución Educativa Valle Grande de Montería, segundo lugar Ángela Isabel Vega Petro  de la Institución educativa Simón Bolívar y tercer lugar Carolina Isabel Salcedo Figueroa, de la Institución educativa José Antonio Galán de Barranca Bermeja.

Categoría Infantil.- Primer Lugar Juliet Paola Rueda Quintero, de la Institución educativa Normal Lácides Iriarte de Sahagún, segundo lugar, Luis Fernando  Osorio Hoyos  de la Escuela Rosita Santos Rodríguez de Chinú y  Tercer lugar Luisa Gabriela Melo Ojito del Liceo Pivijay.

Categoría Junior.- Primer Lugar.- María Alejandra Feris Campo, de la Normal superior Lácides Iriarte  de Sahagún, segundo lugar segundo lugar Federico Vargas de la Unión Sucre y  tercer lugar  Efred Rentería Martínez  de la Institución educativa Antonia Santos de Montería.

Categoría Juvenil Primer Lugar Esteban Abad de la Normal Lácides Iriarte  de Sahagún, segundo Lugar Yaritza Pérez  de la Institución educativa Simón Bolívar de Sahagún y tercer lugar Mateo González  de la Institución educativa de Rodania.

Alumnos sahagunenses arrasaron

Por: Meridiano de Cordoba

Ma. Alejandra Feris Campo declamadora de Sahagún ganadora primer puesto categoría Junior “Concurso de Declamadores Antonia Santos” de Monteria.

 

Sahagún. Este municipio sabanero se alzó con los honores en el marco del VIII Encuentro Departamental Intercolegial de Declamación, organizado por la Institución Educativa Antonia Santos de Montería.

La delegación de Sahagún obtuvo tres primeros lugares y dos segundos lugares con estudiantes de las instituciones educativas Normal Superior Lácides Iriarte y Simón Bolívar.

 

Posteado por: FREDY FERIS | 9 de marzo de 2012

Nota Periodística Recital Poético Día de la Mujer.

Nota Periodística Recital Poético Día de la Mujer.

Safte Jugos, ubicado en la Cra. 60 # 79 – 160 (Puente Batallón de Paraíso donde se estrella la Clle 79), presenta hoy viernes 9 de marzo a partir de 7 pm recital poético en homenaje a la Mujer, con la participación de Dina Luz Pardo, Fredy Feris y Katy Peñate Bohorquez, entre otros poetas invitados.

Dina Luz Pardo Olaya, de profesión periodista y Relacionista Pública, dirigente gremial y poetisa por pasión. Miembro de la Sociedad de Escritores del Atlántico y de la Plataforma Literaria Club Dante, España, es una invitada.

Fredy Feris y Katy Peñate, nativos de Sahagún, Córdoba. Miembros del “Taller de Declamadores Piedecumbre”. Cursaron estudios de Derecho en la Universidad del Norte.

Han participado en diversos escenarios en la Costa Norte Colombiana, practican la declamación haciendo énfasis especial en el trabajo de la voz (entonación) y el manejo del gesto (facial y corporal).

Recital 20 de octubre de 2011 Restaurante-Bar Lunabril, Barranquilla. “Noche de Cuentería y Recital poético”

Poemas:Negro Bembón, Mulata
Autor: Nicolás Guillen
Declamador: Fredy Feris Campo

http://www.youtube.com/watch?v=1m0QA7d_3ek

Posteado por: FREDY FERIS | 22 de diciembre de 2011

CUENTO LA CARRERA – Andrés Elías Flórez Brum

 

El hombre empezó a correr por toda la calle y de pronto se detuvo para tratar de recordar hacia dónde corría; así que sin lograrlo siguió corriendo; durante toda su juventud no había dejado de correr; corría cuando salía del baño, corría cuando salía del colegio, corría cuando salía del cine, corría cuando salía del café y corría cuando entraba al baño, corría cuando entraba al colegio, corría cuando entraba al cine, corría cuando entraba al café; pero cuando llegó la hora del matrimonio y se encargó del hogar parecía que iba a dejar de correr; no obstante siguió corriendo; corría como huyendo de algo; de algo que le pisaba los talones; era como su propia sombra; el hombre corría cuando caminaba por la avenida; corría cuando doblaba por la esquina; corría cuando iba a tomar el bus y cuando lo tomaba se bajaba precipitadamente antes de llegar a su destino porque le parecía que corriendo llegaría primero; el hombre corría, corría, corría; llegaba al banco, llegaba al almacén, llegaba al supermercado, llegaba a la farmacia, llegaba al puesto de periódicos y volvía a correr para llegar a su casa; corría para realizar lo que no había realizado y corría cuando había realizado lo que deseaba realizar; corría con un propósito definido y corría sin un propósito por definir; corría cuando pensaba llegar primero que la mañana, corría cuando pensaba llegar primero que el mediodía, corría cuando pensaba llegar primero que la tarde, corría cuando pensaba llegar primero que la noche y volvía a correr cuando quería alcanzar la noche, la tarde, el mediodía y la mañana; corría a la salida de la casa, en la calle, en la carrera, en el ascensor, en el trabajo y al salir del ascensor, al tomar la carrera, la calle y al entrar a casa; corría para andar más aprisa, corría para llegar a tiempo a la oficina y corría para salir pronto de ella; corría para que el tiempo rindiera y corría para acabar con el tiempo; corría para que dieran las ocho y corría cuando pasaban las ocho; corría para acabar con la soledad y la angustia y corría para que no llegaran la soledad y la angustia; la vida le había alcanzado poco para correr; de manera que cuando presintió la muerte alcanzó rápidamente el ataúd que un día había traído corriendo a su casa, previendo que no le alcanzaría el tiempo para esto, y se acomodó dentro del cajón y, antes de bajar la tapa y de morirse, le dijo a sus hijos que lo llevaran corriendo al cementerio; pero cuando salieron corriendo con el cadáver por toda la calle tuvieron que dejarlo a medio camino porque ya se había podrido.

Posteado por: FREDY FERIS | 21 de noviembre de 2011

CUENTO: LOS SENTIMIENTOS – Anonimo

Cuento: LOS SENTIMIENTOS

 

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.

Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:

– ¿Jugamos al escondite?

La INTRIGA levantó la ceja intrigada y la CURIOSIDAD, sin poder contenerse, preguntó: “¿Al escondite? y ¿cómo es eso?”

– Es un juego -explicó la LOCURA– en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes al que encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego.

El ENTUSIASMO bailó secundado por la EUFORIA. La ALEGRÍA dió tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La VERDAD prefirió no esconderse (¿para qué?), si al final siempre la hallaban, y la SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido suya), y la COBARDÍA prefirió no arriesgarse…

– Uno, dos, tres… -comenzó a contar la LOCURA.

La primera en esconderse fue la PEREZA que, como siempre, se dejó caer tras la primera piedra del camino. La FE subió al cielo, y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol mas alto. La GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse; cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la BELLEZA; que si el bajo de un árbol, perfecto para la TIMIDEZ; que si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD; que si una ráfaga de viento, magnifico para la LIBERTAD. Así que termino por ocultarse en un rayito de sol. El EGOÍSMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo… pero solo para él.

La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (¡mentira!, en realidad se escondió detrás del arco iris), y la PASIÓN y el DESEO en el centro de los volcanes. El OLVIDO... ¡se me olvidó donde se escondió!… pero eso no es lo importante.

Cuando la LOCURA contaba 999.999, el AMOR todavía no había encontrado un sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y, enternecido, decidió esconderse entre sus flores.

– ¡Un millón!- contó la LOCURA y comenzó a buscar.

La primera en aparecer fue la PEREZA, sólo a tres pasos de la piedra. Después se escuchó a la FE discutiendo con Dios en el cielo sobre Teología. Y a la PASIÓN y alDESEO los sintió en el vibrar de los volcanes.

En un descuido encontró a la ENVIDIA y, claro, pudo deducir donde estaba elTRIUNFO. Al EGOÍSMO no tuvo ni que buscarlo; el solito salió disparado de su escondite, que había resultado un nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed y, al acercarse al lago, descubrió a la BELLEZA. Y con laDUDA resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aun de que lado esconderse.

Así fue encontrando a todos: el TALENTO entre la hierba fresca, la ANGUSTIA en una oscura cueva, la MENTIRA detrás del arco iris y hasta el OLVIDO, al que ya se le había olvidado que estaba jugando al escondite.

Pero solo el AMOR no aparecía por ningún sitio.

La LOCURA busco detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, en la cima de las montañas y, cuando estaba por darse por vencida, diviso un rosal y las rosas… Y tomo una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido en los ojos al AMOR. La LOCURA no sabía qué hacer para disculparse; lloró, rogó, imploró y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra, el AMOR es ciego, y la LOCURA lo acompaña siempre.


Anónimo.

Posteado por: FREDY FERIS | 2 de octubre de 2011

Noche de Cuentería y declamación en Lunabril

 

Este jueves 20 de octubre de 2011 a las 7:00 p.m. en el Restaurante-Bar Lunabril, carrera 49 No. 74-44 de Barranquilla, habrá una actividad de “Cuentería y Recital poético” en la que Fredy Feris Campo, Katy Peñate Bohorquez y David Rico Gatostado amenizarán la noche.

El recital de poesía romántica y negroide estará a cargo de Fredy Farid Feris Campo y Katy Peñate Bohorquez.

Ambos nativos de Sahagún, Córdoba. Miembros del “Taller de Declamadores Piedecumbre”. Cursaron estudios de Derecho en la Universidad del Norte.

Han participado en diversos escenarios en la Costa Norte Colombiana, practican la declamación haciendo énfasis especial en el trabajo de la voz (entonación) y el manejo del gesto (facial y corporal).

Han tenido destacadas presentaciones en varios certámenes de declamación a nivel nacional como: Encuentro Nacional De Declamadores Y Poetas, de Chinú Córdoba Trofeo “Oro De Guaca”, Concurso Regional De Declamadores de Pivijay Magdalena, Concurso Intercolegial De Declamadores De Sahagún, Concurso De Declamacion Intercolegial Antonia Santos, Monteria Córdoba.

De su parte, el cuentero David Rico Gatostado intervendrá con “Cuentos de terror, amor, desamor y mujeres, valga la redundancia…

David es narrador oral por vocación, cuentero por profesión y comunicador social por ambición, como él mismo se define.

El es un narrador que cuenta con un poco más de ocho años de experiencia en escenarios universitarios, teatros, bares, colegios, parques y donde quiera que exista alguien con ganas de reír, soñar, llorar y quién sabe cuántas emociones más, Gatostado ha estado contando y recogiendo historias por muchas regiones de Colombia y diversos mundos que sólo existen en su imaginación, de esta experiencia surgen las historias, anécdotas y locuras que suele narrar.

En el año 2002, se dio cuenta que no podía para de hablar y comienza su carrera como narrador, su estilo no es uno solo, cuenta sus historias dependiendo de lo que el público quiera escuchar, desde la tradición oral, cuentos que vienen siendo narrados desde tiempos ancestrales, pasando por la tradición costumbrista, historias que son reconocidas por ser tradición en una región específica, modernizando su estilo al urbanismo con historias frescas, cómicas y citadinas hasta llegar al Stand-up comedy, es decir, comedia basada en lo cotidiano, hacer reír y burlarnos de nuestras propias prácticas del diario vivir.

La entrada a esta velada tiene un costo de $10.000 por persona.

Fredy Feris Campo declamando el poema Zamba Negroide (homenaje a la Cumbia y a la Mujer Negra) del poeta Rafael Vergara Álvarez.

Declamación se dio con ocasión al homenaje brindado al maestro Rafael Vergara en sus 50 años de vida artística, en el marco de la XXXVII Semana Cultural Rodriguista. Lugar:Centro Recreacional El Campestre de Sahagún.

http://www.youtube.com/watch?v=YxQM3BKXLx4&feature=relmfu

Posteado por: FREDY FERIS | 20 de agosto de 2011

Homenaje a Rafael Vergara Álvarez – 50 años como Declamador

Homenaje a Rafael Vergara Álvarez

SAHAGÚN | Publicado el 13 Agosto 2011

El Universal.

A la celebración se unió además la  administración municipal a través de la secretaría de educación y cultura.

En  el desarrollo del homenaje un grupo de declamadores en su mayoría del colectivo Piedecumbre ofrecieron un recital con sus poesías.

La poesía de Rafael Vergara Álvarez  es excelsa por naturaleza, muchas veces  imperceptible y sutil pero en el fondo con un hondo contenido proverbial y lírico cargado de connotaciones que desnudan el alma, alimentan las penas y brindan la oportunidad  de creer que es posible un mundo mejor.

De  la velada cultural   que se cumplió en el centro de eventos el campestre, participaron los declamadores  José Guerrero, Katy Peñate, Henry Osorio, Fredy Farid Feris, Manuel Gil, Hilario Bedoya y los niños Yaritsa Pérez y Rafael Quiroz, quienes  de clamaron textos poéticos  del  poeta y declamador homenajeado.

Igualmente  se destaca la presentación de la solista  Luisa Fernanda Vergara y del cuentero Reynaldo Ruiz, el rey  del costumbrismo quienes le pusieron un toque especial a la programación.

Rafael Vergara Álvarez, es un sahagunense que se enamoró de la poesía desde que tenía ocho años, desde ese entonces memoriza con asombrosa seguridad los versos  de los más reconocidos  poetas del parnaso universal.

Es  Rafael Vergara  Álvarez, un declamador que la poesía la trabaja con métodos, eso le ha permitido crear en la  región una  escuela  de declamadores que al sol de hoy  tratan de emular sus gestas en los escenarios del País.

 

Por Pedro Vergara Ensuncho.
En una sobria y concurrida ceremonia, el declamador y poeta Rafael Vergara Álvarez, celebró con los sahagunenses sus bodas de oro como declamador. Rafa Vergara, el profe Vergara, son unos de los apelativos como se le conoce, pero el que mejor le cae con su personalidad es el de “El poeta del gusto y la palabra”.
Con una antología de sus poemas, decenas de declamadores de talla nacional le brindaron un recital poético, en el cual las palabras eran un derroche de emociones donde el espíritu humano tuvo su deleite con cada palabra, con cada gesto y con cada expresión que cada uno de los declamadores dejó en el escenario.
Pié de Cumbre es la escuela donde se han formado los declamadores de la región y cuyos frutos se ven reflejados en los muchos premios y menciones obtenidos a nivel nacional, el cual le ha balido el reconocimiento en todos los escenarios del país donde la poesía y la declamación es la expresión máxima de los artistas formados en esta escuela donde el profesor vergara no solo ha puesto su tiempo y dedicación sino el alma y su gran corazón para formar los jóvenes profesionales en la declamación.
Dentro de los declamadores estuvieron presente Hilario Bedoya, el niño Rafael quiroz Vergara, José Herrera, José Guerrero Hoyos, Katy Peñate, Fredy Feris Campo, Manuel Gil, Henry Osorio, El narrador y cuentero costumbrista Reinaldo Ruíz, entre otras personalidades.

Fredy Feris Campo Declamando en una Parranda
Poemas
Como Dios Manda, Antonio Rivero.
El Duelo del Mayoral, Manuel Murotti
Así te Quiero, Rafael de león.

Declamador Sahagunense miembro del Taller Literario Piedecumbre, Sahagún – Córdoba – Colombia.

Posteado por: FREDY FERIS | 2 de junio de 2011

MIS POEMAS PREFERIDOS DE RAUL GOMEZ JATTIN

CANCIÓN DEL AMOR SINCERO  

Prometo no amarte eternamente,

ni serte fiel hasta la muerte,

ni caminar tomados de la mano,

ni colmarte de rosas,

ni besarte apasionadamente siempre.

Juro que habrá tristezas,

habrá problemas y discusiones

y miraré a otras mujeres

vos mirarás a otros hombres

juro que no eres mi todo

ni mi cielo, ni mi única razón de vivir,

aunque te extraño a veces.

Prometo no desearte siempre

a veces me cansaré de tu sexo

vos te cansarás del mío

y tu cabello en algunas ocasiones

se hará fastidioso en mi cara

Juro que habrá momentos

en que sentiremos un odio mutuo,

desearemos terminar todo y

quizás lo terminaremos,

mas te digo que nos amaremos

construiremos, compartiremos.

¿Ahora si podrás creerme que te amo?

 

 

QUE TE VAS A ACORDAR ISABEL

Que te vas a acordar Isabel

de la rayuela bajo el mamoncillo de tu patio

de las muñecas de trapo que eran nuestros hijos

de la baranda donde llegaban los barcos de La

Habana cargados de…

Cuando tenías los ojos dorados

como pluma de pavo real

y las faldas manchadas de mango

Qué va

tú no te acuerdas

En cambio yo no lo notaste hoy

no te han contado

Sigo tirándole piedrecillas al cielo

Buscando un lugar donde posar sin mucha fatiga

el pie

Haciendo y deshaciendo figuras en la piel de la

tierra

y mis hijos son de trapo y mis sueños de trapo

y sigo jugando a las muñecas bajo los reflectores

del escenario

Isabel ojos de pavo real

Ahora que tienes cinco hijos con el alcalde

y te paseas por el pueblo con un chofer endomingado

ahora que usas anteojos

cuando nos vemos me tiras un “qué hay de tu vida”

frío en impersonal

Como si yo tuviera eso

Como si yo tuviera eso

LOLA JATTIN

Más allá de la noche que titila en la infancia

Más allá incluso de mi primer recuerdo

Está Lola – mi madre – frente a un escaparate

empolvándose el rostro y arreglándose el pelo

Tiene ya treinta años de ser hermosa y fuerte

y está enamorada de Joaquín Pablo – mi viejo –

No sabe que en su vientre me oculto para cuando necesite

su fuerte vida la fuerza de la mía

Más allá de estas lágrimas que corren en mi cara

de su dolor inmenso como una puñalada

está Lola – la muerta – aún vibrante y viva

sentada en un balcón mirando los luceros

cuando la brisa de la ciénaga le desarregla

y el pelo y ella se lo vuelve a peinar

con algo de pereza y placer concertados

Más allá de este instante que pasó y que no vuelve

estoy oculto yo en el fluir de un tiempo

que me lleva muy lejos y que ahora presiento

Más allá de este verso que me mata en secreto

está la vejez – la muerte – el tiempo incansable

cuando los dos recuerdos: el de mi madre y el mío

sean sólo un recuerdo solo: este verso

DE LO QUE SOY

En este cuerpo

en el cual la vida ya anochece

vivo yo

Vientre blando y cabeza calva

Pocos dientes

Y yo adentro

como un condenado

Estoy adentro y estoy enamorado

y estoy viejo

Descifro mi dolor con la poesía

y el resultado es especialmente doloroso

voces que anuncian: ahí vienen tus angustias

Voces quebrada: ya pasaron tus días

La poesía es la única compañera

acostúmbrate a sus cuchillos

que es la única.

CASI OBSCENO

Si quisieras oír lo que me digo en la almohada

el rubor de tu rostro sería la recompensa

Son palabras tan íntimas como mi propia carne

que padece el dolor de tu implacable recuerdo

Te cuento ¿Sí? ¿No te vengarás un día? Me digo:

Besaría esa boca lentamente hasta volverla roja

Y en tu sexo el milagro de una mano que baja

en el momento más inesperado y como por azar

lo toca con ese fervor que inspira lo sagrado

No soy malvado trato de enamorarte

intento ser sincero con lo enfermo que estoy

y entrar en el maleficio de tu cuerpo

como un río que teme al mar,

pero siempre muere en él.

BURRITA

Te quiero burrita

Porque no hablas

ni te quejas

ni pides plata

ni lloras

ni me quitas un lugar en la hamaca

ni te enterneces

ni suspiras cuando me vengo

ni te frunces

ni me agarras

Te quiero

ahí sola

como yo

sin pretender estar conmigo

compartiendo tu crica

con mis amigos

sin hacerme quedar mal con ellos

y sin pedirme un beso.

EL DIOS QUE ADORA

Soy un Dios en mi pueblo y mi valle

no porque me adoren sino porque yo lo hago

porque me inclino ante quien me regala

unas granadillas o una sonrisa de su heredad.

O porque voy donde sus habitantes recios

a mendigar una moneda o una camisa y me la dan.

Porque vigilo el cielo con ojos de gavilán

y lo nombro en mis versos.

Porque soy solo.

Porque dormí siete meses en una mecedora

y cinco en las aceras de una ciudad.

Porque a la riqueza miro de perfil

mas no con odio.

Porque tengo un compadre

A quien le bauticé todos los hijos y el matrimonio.

Porque nací en mayo.

Porque mi madre me abandonó

Cuando precisamente más la necesitaba.

Porque cuando estoy enfermo

Voy al hospital de caridad.

 

ELLOS Y MI SER ANÓNIMO

Es Raúl Gómez Jattin todos sus amigos

Y es Raúl Gómez ninguno cuando pasa

Cuando pasa todos son todos

Nadie soy yo Nadie soy yo

Por qué querrá esa gente mi persona

Si Raúl no es nadie pienso yo

Si es mi vida una reunión de ellos

que pasan por su centro y se llevan mi dolor

Será porque los amo

Porque está repartido en ellos mi corazón

Así vive en ellos Raúl Gómez

Llorando riendo y en veces sonriendo

Siendo ellos y siendo a veces también yo blanco papel

A que gentes de otros ámbitos conocieran sus noches estrelladas

de espermas de fandangos cuando la Candelaria

y esa alma gentil y bondadosa de ustedes mis amigos

que saben con una botella de ron blanco

entre pecho y espalda

prometer este cielo y el otro Los amo más en el exilio

Los recuerdo con un sollozo a punto de estallar

en mi loca garganta He aquí la prueba

 

DESENCUENTROS

Ah desdichados padres

Cuánto desengaño trajo a su noble vejez

el hijo menor

el más inteligente

En vez de abogado respetable

marihuano conocido

En vez del esposo amante

un solterón precavido

En vez de hijos

unos menesterosos poemas

¿Qué pecado tremendo está purgando

ese honrado par de viejos? ¿Innombrable?

Lo cierto es que el padre le habló en su niñez de libertad

De que Honoré de Balzac era un hombre notable

De la Canción de la vida profunda

Sin darse cuenta de lo que estaba cometiendo

ME DEFIENDO

Antes de devorarle su entraña pensativa

Antes de ofenderlo de gesto y palabra

Antes de derribarlo

Valorad al loco

Su indiscutible propensión a la poesía

Su árbol que le crece por la boca

con raíces enredadas en el cielo.

El nos representa ante el mundo

con su sensibilidad dolorosa como un parto.

PÁJARO

En la clínica mental vivo

un pedazo de mi vida.

Allí me levanto con el sol

y entre tanto escribo

mi dolor y mi angustia.

Sin angustias ni dolores

ataraxia del espíritu

en que mi corazón

como una mariposa

brilla con la luz

y se opaca como un pájaro

al darse cuenta

de los barrotes que lo encierran.

CONJURO

Los habitantes de mi aldea

dicen que soy un hombre

despreciable y peligroso

Y no andan muy equivocados

Despreciable y Peligroso

Eso ha hecho de mí la poesía y el amor

Señores habitantes

Tranquilos

que sólo a mí

suelo hacer daño

UN PROBABLE CONSTANTINO CAVAFIS A LOS 19

Esta noche asistirá a tres ceremonias peligrosas

El amor entre hombres

Fumar marihuana

Y escribir poemas.

Mañana se levantará pasado el mediodía

Tendrá rotos los labios

Rojos los ojos

y otro papel enemigo.

Le dolerán los labios de haber besado tanto

Y le arderán los ojos como colillas encendidas

Y ese poema tampoco expresará su llanto.

 

EL AMOR BRUJO

He robado parte de tu cuerpo y de tu alma

Le he tendido una celada a los recuerdos

que aquí te recuerdo ¿Recuerdas amor?

El cielo de la noche casi azul se asoma

entre tus pestañas Noche vibrátil

Una vez me fui hasta tu regió de monte

enfermo de hongos y tristezas muy tristes

Y aluciné con tu imagen alta y flexible

galopando un caballo de nube Luego

Venías por la tarde desde el Retiro de los Indios

en tu carruaje blanco y yo iba a pie

por la carretera Como un sonámbulo

Sonríes desde lejos como si masticaras

mi corazón entre tus colmillos

Mis palabras le quitan a tu vida muerte

Vives en este libro aunque te tengo miedo

Aunque apenas si hemos hablado

Pero te amo tanto como siempre

Tanto como puedas imaginar

Y estamos lejos

Como el sol del mar

ABUELA ORIENTAL

A esa abuela ensoñada

venida de Constantinopla

A esa mujer malvada

que me esquilmaba el pan

A ese monstruo mitológico

con un vientre crecido

como una calabaza gigante

Yo la odié en niñez

Y sin embargo vuelve

en esta noche aciaga

con algo de hermosura

Por algo se dice

que con el tiempo uno perdona casi todo

Vuelve con sus cicatrices en el alma

de fugada de un harén

con sus “mierda” en árabe y en español

Con su soledad en esos dos idiomas

Y ese vago destello en su espalda

de alta espiga de Siria.

Raúl Gómez Jattin, nació en Cartagena de Indias (Colombia) el 31 de mayo de 1945, y pasó su infancia en Cereté, ciudad que alude en sus poemas y libros. Falleció en Cartagena la madrugada del 23 de mayo de 1997. Era descendiente de libaneses.

Su obra literaria empezó a ser conocida y celebrada dentro y fuera de su país, después de 1980. Sus recitales en la Casa Silva, en el Festival Internacional de la Poesía, en Medellín, y en el evento La Poesía tiene la palabra atrajeron y estremecieron al público.

Era considerado por la crítica literaria, como uno de los mejores poetas de Colombia, cuya obra aparece en las más destacadas antologías poéticas.

Pasó algunos años en Bogotá dedicado con pasión desbordada al arte teatral, como actor y director y, en sus ratos libres, escribía poesía. No duró mucho tiempo ese idilio con la vida y con el teatro, porque surgieron conflictos con sus compañeros de grupo y así volvió a Cereté la tierra de su infancia y sus ancestros a renovar su corazón de mango, a las aguas dulces de los ríos, a gozar de las tardes de sombra bajo los árboles de mamón, a renovar sus nostalgias cuando jugaba con Isabel a las muñecas de trapo “que eran nuestros hijos… que te vas a acordar Isabel, ahora tienes cinco hijos con el alcalde…” – y la vio con anteojos guiada con un chofer endomingado y lo saluda con frías palabras sin saber que el seguía jugando y soñando con las muñecas de trapo. Allá se meció en la mecedora de bejuco y se abanicó con la hechura de la paja campesina. Esa calma, ese sosiego, ese olor a mango y a ciruela, esas plumas de pavo real que colaban lentas, no le quitaron la angustia de su alma, el dolor profundo por los otros que practicaban el desamor y la falta de solidaridad. Todo ello galopaba lentamente en su corazón de irreversibles afectos y confundidos sentimientos para ir conociendo la dulzura del odio y de la muerte.

Los engaños, la hipocresía, las mujeres de oropel, las traiciones femeninas lo hirieron sin remedio, pero el hombre y el poeta necesitaba amar y entonces universalizó el amor con loca pasión de un hombre influido quizás por el pensamiento de Platón y Aristóteles, que decían “en vano golpea a las puertas de la poesía el que está en sus cabales” y “nunca ha habido un gran talento sin mezcla de locura”. Gómez Jattin profundizó en los griegos y siempre entendió que la base de la cultura de occidente era la filosofía, la ciencia y las artes de los griegos. Uno de sus libros de poesía Hijos del Tiempo trae poemas biográficos de Teseo, Homero, Casandra, Micerino, Electra, entre otros.

Los últimos diez años de su vida los vivió en Cartagena, allí ejerció su vocación de maestro no sólo en el teatro, sino en los talleres de poesía en el Museo de Arte Moderno y en la Universidad de Cartagena. Enseñaba la hermenéutica de la palabra, los secretos y la magia de la poesía y aconsejaba a los jóvenes.

El creía que la marihuana y otros alucinógenos eran lo que inspiraban su poesía, así lo manifestó en varias ocasiones durante las charlas que sosteníamos y siempre le manifesté que si así fuera todos los drogadictos serían poetas y que todo estaba en el talento que el tenía innato. El Embajador de Cuba, Jesús Martínez, lo invitó a Cuba y así después de una intensa labor de convencimiento, estuvo en el Hospital Psiquiátrico de la Habana en 1994. Después de varios meses regresó con su nueva dentadura y reconoció que él no necesitaba de la droga para escribir. Esto duró poco tiempo por cuanto que a la vuelta de la esquina reanudó su vida viciosa en forma más intensa y vinieron las idas y venidas a la cárcel y al hospital San Pablo que lo llevaron a escribir su nuevo itinerario.

Todo ese dolor que sintió hasta el final de sus días, le produjo la luminosa soledad que lo llevó a contar poéticamente sus locas, escatológicas y zoofílicas aventuras y relaciones con la sirvienta, las burritas, las gallinas, los pavos y con los propios hombres. Pero también sublimó sus dolores y su soledad a través de la palabra poética impregnada de una desgarrada rabia humanista contra la sociedad plagada de tenencias materialistas y de odiosos egoísmos. Se discute mucho si el realmente tenía vocación suicida. Se dice que desde hace años, inclusive en Bogotá, según diversas fuentes, toreaba a los vehículos, como en efecto trató de torear un carro fantasma en Cartagena el 22 de mayo de 1997, nueve días antes de cumplir 52 años. El carro fantasma – seguramente un fantasma ebrio – se lo llevó por delante para siempre logrando así descansar de esa puta vida que lo castigaba cada día y que atormentaba a la pacata sociedad que descansó en paz cuando el poeta murió junto al mar e ingresó a la eternidad. Ahora solo quedan sus palabras al viento para la memoria de los hombres que no seguirán su ejemplo de vida pero que se alimentaran de sus versos, malditos versos que regocijan y estremecen al mas frío de los mortales.

MAS SOBRE RAUL:

Rubén habla de su hermano Raúl Entre rosas y espinas

LA MUERTE DEL POETA por Antonio Mora Vélez

UN CABALLO DE MAR EN EL AIRE por Gustavo Tatis Guerra

EL PAIS DE RAUL GOMEZ JATTIN por William Ospina

Posteado por: FREDY FERIS | 12 de mayo de 2010

MIS POEMAS PREFERIDOS DE MARIO BENEDETTI

Táctica y estrategia 

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Utopías

Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía.

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo
pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

Amor de tarde

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme “¿Qué tal?” y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.

Mengana si te vas con el zutano…

Mengana si te vas con el zutano
yo/tu fulano/ no me mataré
simplemente los seguiré en la noche
por todos los senderos y las dunas
vos gozando tal vez y yo doliéndome
hasta que vos te duelas y yo goce
cuando las huellas a seguir no sean
dos tamañas pisadas y dos breves
sino apenas las de tus pies dulcísimos
y entonces yo aparezca a tu costado
y vos /con esa culpa que te hace
más linda todavía/ te perdones
para llorar como antes en mi hombro.

Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro
tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola
te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Ustedes y nosotros

Ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial
nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual
ustedes cuando aman
calculan interés
y cuando se desaman
calculan otra vez
nosotros cuando amamos
es como renacer
y si nos desamamos
no la pasamos bien
ustedes cuando aman
son de otra magnitud
hay fotos chismes prensa
y el amor es un boom
nosotros cuando amamos
es un amor común
tan simple y tan sabroso
como tener salud
ustedes cuando aman
consultan el reloj
porque el tiempo que pierden
vale medio millón
nosotros cuando amamos
sin prisa y con fervor
gozamos y nos vale
barata la función
ustedes cuando aman
al analista van
él es quien dictamina
si lo hacen bien o mal
nosotros cuando amamos
sin tanta cortedad
el subconsciente piola
se pone a disfrutar
ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial
nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual.

Todavía

No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría

palpo gusto escucho y veo
tu rostro tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo

tu regreso tiene tanto
que ver contigo y conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto

nadie nunca te reemplaza
y las cosas más triviales
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa

sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía

pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro

y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido

y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
todavía.

Hagamos un trato

Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Bienvenida

Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente más linda
ni más fuerte
ni más docil
ni más cauta
tan solo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
cómo te pienso y te enumero

después de todo la nostalgia existe
aunque no lloremos en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor
ni bajo el cielo opaco

yo nostalgio
tu nostalgias
y cómo me revienta que él nostalgie

tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros

no olvides que tu rostro
me mira como pueblo
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable
ahora no tengo dudas
vas a llegar distinta y con señales
con nuevas
con hondura
con franqueza

sé que voy a quererte sin preguntas
sé que vas a quererme sin respuestas

Viceversa

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte

tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte

tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte

o sea
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.

Como siempre

Aunque hoy cumplas
trescientos treinta y seis meses
la matusalénica edad no se te nota cuando
en el instante en que vencen los crueles
entrás a averiguar la alegría del mundo
y mucho menos todavía se te nota
cuando volás gaviotamente sobre las fobias
o desarbolás los nudosos rencores

buena edad para cambiar estatutos y horóscopos
para que tu manantial mane amor sin miseria
para que te enfrentes al espejo que exige
y pienses que estás linda
y estés linda

casi no vale la pena desearte júbilos y lealtades
ya que te van a rodear como ángeles o veleros

es obvio y comprensible
que las manzanas y los jazmines
y los cuidadores de autos y los ciclistas
y las hijas de los villeros
y los cachorros extraviados
y los bichitos de san antonio
y las cajas de fósforo
te consideren una de los suyos

de modo que desearte un feliz cumpleaños
podría ser tan injusto con tus felices cumpledías

acordate de esta ley de tu vida
si hace algún tiempo fuiste desgraciada
eso también ayuda a que hoy se afirme
tu bienaventuranza

de todos modos para vos no es novedad
que el mundo yo te queremos de veras
pero yo siempre un poquito más que el mundo.

Mass media

De los medios de comunicación
en este mundo tan codificado
con internet y otras navegaciones
yo sigo prefiriendo
el viejo beso artesanal
que desde siempre comunica tanto

Nuevo canal interoceánico

Te propongo construir
un nuevo canal
sin esclusas
ni excusas
que comunique por fin
tu mirada
atlántica
con mi natural pacífico.

Soneto kitsch a una mengana

Yo/ fulano de mí/ llevo conmigo
tu rostro en cada suerte de la historia.
Tu cuerpo de mengana es una gloria
y por eso al soñar sueño contigo.

Luego/ si el sueño acaba te persigo
soñándote despierto/ es una noria
que rodea tu eco en mi memoria
y te cuenta esos sueños que te digo.

Así/ sin intenciones misteriosas
sé que voy a elegir de buena gana
de mi viejo jardín sólo tus rosas.

De las altas ventanas tu ventana
de los signos de mar tu mar de cosas
y de todo el amor/ tu amor/ mengana.

 

ASÍ TE QUIERO

El día trece de julio

yo me tropecé contigo.

Las campanas de mi frente,

amargas de bronce antiguo,

dieron al viento tu nombre

en repique de delirio.

Mi corazón de madera

muerto de flor y de nidos,

floreció en un verde nuevo

de naranjos y de gritos,

y por mi sangre corrió

un toro de escalofrío,

que me dejó traspasado

en la plaza del suspiro.

¡Ay trece, trece de julio,

cuando me encontré contigo!

¡Ay, tus ojos de manzana

y tus labios de cuchillo

y las nueve, nueve letras

de tu nombre sobre el mío

que borraron diferencias

de linaje y apellido!

¡Bendita sea la madre,

la madre que te ha parido,

porque sólo te parió

para darme a mí un jacinto,

y se quedó sin jardines

porque yo tuviera el mío!

¿Quieres que me abra las venas

para ver si doy contigo?

¡Pídemelo y al momento

seré un clavel amarillo!

¿Quieres que vaya descalzo

llamando por los postigos?

¡Dímelo y no habrá aldabón

que no responda a mi brío!

¿Quieres que cuente la arena

de los arroyos más finos?

Haré lo que se te antoje,

lo que mande tu capricho,

que es mi corazón cometa

y está en tu mano el ovillo;

que es mi sinrazón campana

y tu voluntad sonido.

Nunca quise a nadie así;

voy borracho de cariño,

desnudo de conveniencias

y abroquelado de ritmos

como un Quijote de luna

con armadura de lirios.

Te quiero de madrugada,

cuando la noche y el trigo

hablan de amor a la sombra

morena de los olivos;

cuando se callan los niños

y las mocitas esperan

en los balcones dormidos;

te quiero siempre: mañana,

tarde, noche… ¡por los siglos,

de los siglos! ¡Amén! Te

querré constante y sumiso,

y cuando ya me haya muerto

antes que llegue tu olvido,

por la savia de un ciprés

subiré delgado y lírico,

hecho solamente voz

para decirte en un grito:

¡Te quiero! ¡Te quiero muerto

igual que te quise vivo!

 

PENA Y ALEGRÍA DEL AMOR

Mira cómo se me pone

la piel, cuando te recuerdo.

Por la garganta me sube

un río de sangre fresco,

de la herida que atraviesa,

de parte a parte mi cuerpo.

Tengo clavos en las manos,

y cuchillos en los dedos,

y en la sien, una corona

hecha de alfileres negros.

Mira cómo se me pone

la piel cuando recuerdo

que soy un hombre casado…

¡y sin embargo, te quiero!

Entre tu casa y mi casa

hay un muro de silencio;

de ortigas y de amapolas,

de cal de arenas y viento,

de madreselvas oscuras

y de vidrios en acecho.

Un muro para que nunca

lo pueda saltar el pueblo,

que anda rondando la llave

que guarda nuestro secreto.

Y yo bien sé que me quieres,

y tú sabes que te quiero,

y lo sabemos los dos,

y nadie puede saberlo…

¡Ay, pena, penita, pena

de nuestro amor en silencio!

¡Ay, qué alegría, alegría

quererte como te quiero!

Cuando por la noche a solas,

me quedo con tu recuerdo,

derribaría la pared

que separa nuestro sueño.

Rompería con mis manos

de tu cancela los hierros

con tal de verme a tu lado,

tormento de mis tormentos,

y te estaría besando

hasta quitarte el aliento.

Y luego… ¡qué se me da

quedarme en tus brazos, muerto!…

¡Ay, qué alegría y qué pena

quererte como te quiero!

Nuestro amor es agonía,

lucha, angustia, llanto, miedo,

muerte, pena, sangre, vida,

luna, rosa, sol y viento.

Es morirse a cada paso

y seguir viviendo, luego,

con una espada de punta

siempre prendida del techo.

Salgo de mi casa al campo

sólo con tu pensamiento,

para acariciar a solas

la tela de aquel pañuelo

que se te cayó un domingo

cuando venías del templo,

y que no te he dicho nunca,

mi vida, que yo lo tengo;

y lo aprieto entre mis manos

lo mismo que un limón nuevo,

y miro tus iniciales,

y las repito en silencio

para que ni el campo sepa

lo que yo te estoy queriendo…

Ayer, en la Plaza Nueva,

–mi vida, no vuelva a hacerlo–

te vi besar a mi hijo,

a mi hijo, el más pequeño,

y cómo lo besarías,

¡ay, Virgen de los Remedios!

que fue la primera vez

que tú me diste un beso.

Llegué a mi casa corriendo

alcé mi niño del suelo

y, sin que nadie me viera,

como un ladrón en acecho,

en su cara de amapola

mordió mi boca tu beso,

¡Ay, qué alegría y qué pena

quererte como te quiero!

Mira: pase lo que pase,

aunque se hunda el firmamento,

aunque la tierra se abra,

aunque lo sepa to’ el pueblo

y ponga nuestra bandera

de amor a los cuatro vientos,

¡sígueme queriendo así

tormento de mis tormentos!

¡Ay, qué alegría y qué pena

quererte como te quiero!

 

“TOÍTO TE LO CONSIENTO”

¿Te acuerdas de aquella copla

que escuchamos aquel día

sin saber quién la cantaba

ni de qué rincón salía?…

¡Qué encanto! ¿Verdad?

¡Qué duende, qué sentimiento,

pero qué estilo, qué voz!

Creo que se nos saltaron

las lágrimas a los dos.

“Toíto te lo consiento

menos faltarle a mi mare,

que una mare no se encuentra

y a tí te encontré en la calle”.

No vayas a figurarte

que esto va con intención,

tú sabes que por tí tengo

grabao en el corazón

el querer más puro y firme

que ningún hombre sintiera

por la que Dios, uno y trino,

le entregó por compañera.

Pero es bonita la copla

y entra bien por soleares:

“Toíto te lo consiento

menos faltarle a mi mare”.

Y me enterao casualmente

de que le faltaste ayer.

Y nadie me lo ha contao;

nadie, pero yo lo sé.

Que tengo entre dos amores

mi cariño repartío,

si encuentro el uno llorando

es que el otro lo ha ofendío;

y, mira, nunca me quejo

de tus caprichos constantes:

¿Quieres un vestío?…catorce.

¿Quieres un reloj?… de brillantes.

Ni me importa que la gente

venga de mí murmurando

que si soy pa tí un muñeco

que si me has quitao el mando…

Que en la diestra y la siniestra

tienes un par de agujeros,

por donde se va a los mares

el río de mis dineros.

Que yo con tal de que nunca…

de mi lao te separes…

“Toíto te lo consiento

menos faltarle a mi mare”.

Porque ese mimbre de luto

que no levanta la voz,

que en seis años no ha tenío

contigo ni un sí ni un no,

que anda como pavesa,

que no gime ni suspira,

que se le llenan los ojos

de gloria cuando nos mira.

Que me crió con su sangre,

y me guiaba la mano

para que me persignara

como tó fiel cristiano;

y en las candelas del hijo

consumió su juventud

cuando era…cuarenta veces

mucho más guapa que tú;

tienes que hacerte la cuenta

que la has visto en los altares

e incártele de rodillas

antes que hablarle a mi mare.

Porque el amor que te tengo

se lo debes a su amor.

Que yo me casé contigo

porque ella me lo mandó.

Con que a ver si tu conciencia,

se aprende esta copla mía,

muy semejante a aquel cante

que escucháramos un día,

sin saber quién lo cantaba

ni de qué rincón salía.

“A la mare de mi alma

la quiero desde la cuna.

Por Dios, no me la avasalles

que mare no hay más que una

y a tí te encontré en la calle”.

 

ROMANCE

Yo me acerqué hasta tu vera

con miedo, ¿por qué negarlo?

En las sienes me latían

cincuenta y dos desengaños;

gris de paisaje en los ojos,

risas sin sol en los labios,

y el corazón jadeante

como un pájaro cansado.

Yo me acerqué hasta tu vera

con miedo, ¿por qué negarlo?

Te reventaba en la boca

un clavel de veinte años

y en la mejilla un süave

melocotón sonrosado.

Cuando dijistes: «Te quiero»

fue tu voz igual que un caño

de agua fresca en una tarde

calurosa de verano.

Se me echó encima el cariño

lo mismo que un toro bravo

y quedé sobre la arena

muerto de amor y sangrando

por cuatro besos lentísimos

que me brindaron tus labios.

De la sien a la cintura,

de la garganta al costado.

¡Qué boda sin requilorios

sobre la hierba del campo!

¡Qué marcha nupcial cantaba

el viento sobre los álamos!

¡Qué luna grande y redonda

iluminó nuestro abrazo,

y qué olor el de tu cuerpo

a trigo recién cortado!

El pueblo, a las dos semanas

hizo lengua en los colmados,

en las barandas del río,

en la azotea, en los patios,

en las mesas del casino

y en los surcos del arado:

«Un hombre que peina canas

y que le dobla los años».

Es cierto que peino canas

pero en cambio, cuando abrazo

soy lo mismo que un olivo,

igual que un ciprés sonámbulo,

Cristobalón de aguas puras

que atraviesa el río a nado

si ve en la orilla unos ojos

o una boca hecha de nardos,

para cortarle el suspiro

con el calor de mis labios.

Que me escupan en la frente,

que me pregonen en bandos,

que vayan diciendo y digan.

Tú conmigo; yo a tu lado

respirando de tu aliento,

yendo al compás de tus pasos,

refrescándome las sientes

en la palma de tu mano.

Centinela de tus sueños,

hombro para tu descanso,

Cirineo de tus penas

Y San Juan de tu calvario

para quererte y tenerte

en la noche de mis brazos.

¡Qué importa que haya cumplido

cincuenta y pico de años!

¿En qué código de amores,

en qué partida de cargos,

hay leyes que determinen

la edad del enamorado?

En cariños no hay fronteras,

ni senderos, ni vallados,

que el cariño es como un monte

con un letrero en lo alto

que dice sólo: «Te quiero»

Y colorín colorado.

 

ROMANCE DE AQUEL HIJO

Hubiera podido ser

hermoso como un jacinto

con tus ojos y tu boca

y tu piel color de trigo,

pero con un corazón

grande y loco como el mío.

Hubiera podido ir,

las tardes de los domingos,

de mi mano y de la tuya,

con su traje de marino,

luciendo un ancla en el brazo

y en la gorra un nombre antiguo.

Hubiera salido a ti

en lo dulce y en lo vivo,

en lo abierto de la risa

y en lo claro del instinto,

y a mí… tal vez que saliese

en lo triste y en lo lírico,

y en esta torpe manera

de verlo todo distinto.

¡Ay, qué cuarto con juguetes,

amor, hubiera tenido!…

Tres caballos, dos espadas,

un carro verde de pino,

un tren con cuatro estaciones,

un barco, un pájaro, un nido,

y cien soldados de plomo,

de plata y oro vestidos.

¡Ay, qué cuarto con juguetes,

amor, hubiera tenido!…

¿Te acuerdas de aquella tarde,

bajo el verde de los pinos,

que me dijiste: — ¡Qué gloria

cuando tengamos un hijo!?

Y temblaba tu cintura

como un palomo cautivo,

y nueve lunas de sombra

brillaban en tu delirio.

Yo te escuchaba, lejano,

entre mis versos perdido,

pero sentí por la espalda

correr un escalofrío,

y repetí como un eco:

-¡Cuando tengamos un hijo!…

Tú, entre sueños, ya cantabas

nanas de sierra y tomillo,

e ibas lavando pañales

por las orillas de un río.

Yo, arquitecto de ilusiones

levantaba en equilibrio

una torre de esperanzas

con un balcón de suspiros.

¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria

cuando tengamos un hijo!…

En tu cómoda de cedro

nuestro ajuar se quedó frío,

entre azucena y manzana,

entre romero y membrillo.

¡Qué pálidos los encajes!

¡Qué sin gracia los vestidos!

¡Qué sin olor los pañuelos

y qué sin sangre el cariño!

Tu velo blanco de novia,

-por tu olvido y por mi olvido-

fue un camino de Santiago,

doloroso y amarillo.

Tú te has casado con otro,

yo con otra hice lo mismo…

Juramentos y palabras

están secos y marchitos

en un antiguo almanaque

sin sábados ni domingos.

Ahora bajas al paseo,

rodeada de tus hijos,

dando el brazo a… la levita

que se pone tu marido.

Te llaman… ¡doña Manuela!;

usas guantes y abanico,

y tres papadas te cortan

en la garganta el suspiro.

Nos saludamos de lejos,

como dos desconocidos;

tu marido sube y baja

la chistera; yo me inclino,

y tú sonríes sin gana,

de un modo triste y ridículo.

Pero yo no me hago cargo

de que hemos envejecido,

porque te sigo queriendo

igual o más que al principio,

y te veo como entonces,

con tu cintura de lirio,

un jazmín entre los dientes,

y la color como el trigo

y aquella voz que decía:

-¡Cuando tengamos un hijo!…-

Y en esas tardes de lluvia,

cuando mueves los bolillos,

y yo paso por tu calle

con mi pena y con mi libro

dices, con miedo, entre sombras,

arropada en el visillo:

-¡Ay, si yo con ese hombre

hubiera tenido un hijo!…”

 

ROMANCE DE LA VIUDA ENAMORADA

Siempre pegada a tu muro

y al filo de tus almenas;

siempre rondando el castillo

de tu amor; siempre sedienta

de una sed mala y amarga

de desengaño y arena.

Por qué te querré tanto?

Por qué viniste a mi senda?

Quién hizo brillar tus ojos

en la noche de mi pena?

Qué lluvia de mal cariño

quiso convertirme en yedra,

que va creciendo y creciendo

pegada a tu primavera?

Ay, que montaña de amor

tengo sobre mi cabeza!

Ay, que río de suspiros

pasa y pasa por mi lengua!

Yo estaba en mis campos hondos,

allí en Castilla la Vieja

durmiéndome entre molinos

y coplas rubias de siega,

y era mi vida una noria

monótona y polvorienta.

Mis hijos venían del campo,

con sus camisas abiertas,

y en el pulso de sus hombros

reclinaba mi cabeza.

Así, un día y otro día,

allí en Castilla la Vieja…

Una tarde ( por los nardos

subía la primavera… ).

Una tarde, vi tu sombra

que venía por la senda

dentro de un traje de pana,

tres vueltas de faja negra

y una voz dura y redonda

lo mismo que una pulsera.

-Buenas tardes, ¿hay trabajo?

-Sí- te dije toda llena

de un escalofrío lento

que me sacudió las venas

y me quitó de encima

diez años de vida muerta,

bordando en mi enagua oscura

una rosa dulce y tierna.

-Está bien- fueron tus gracias,

y, doblando la chaqueta

te sentaste a mi lado

en el borde de la senda.

Vive este amor de silencio

y entre silencio se quema,

en una angustia de horas

y en un sigilo de puertas.

El pueblo ya lo murmura

en una copla que rueda

todo el día por el campo

y de noche en la taberna.

Dicen que si soy viuda

y sacan el muerto a cuestas;

dicen, que si por mis hijos

me debía dar vergüenza…

Dicen, tantas cosas, tantas,

que las paredes se llenan

de vidrios y maldiciones

y hasta a veces de blasfemias.

Mi hijo el mayor (veinte años,

dulce y moreno), con pena,

me habló esta mañana: -Madre,

ese traje no te sienta,

ni esas flores, ni ese pelo,

ni ese pañuelo de hierbas…

Yo no me atreví a mirarlo,

y me sentí muy pequeña,

como si fuese mi madre

la que hablándome estuviera.

-Por nosotros, tu no debes

vestirte de esa manera…

¡Ay, por vosotros! Os di

todo el trigo de mi era;

todavía de vosotros

mi cintura tiene huellas.

¡Sangre mía que anda y vive

y a mí me va haciendo vieja!

¿Pero es que yo ya no tengo

derecho a querer? ¿Qué ciega

ley me prohíbe que al sol

deje mis rosas abiertas?

¿Y que me mire al espejo,

y que me vista de fiesta,

y que en mi jardín antiguo

florezca la primavera?…

¡Quiero y quiero y quiero y quiero!

Están en flor mis macetas;

diez ruiseñores heridos

cantan amor en mis venas,

y me duele la garganta,

y está mi voz hecha piedra

de tanto decir: “Te quiero

como a ninguno quisiera!”

¡Ay, qué montaña de amor

tengo sobre la cabeza!

¡Ay, qué río de suspiros

pasa y pasa por mi lengua!

¡Canten, hablen, cuenten, digan,

pueblo, niños, hombres, viejas…

que yo de tanto quererle

no sé si estoy viva o muerta!

 

ROMANCE DE LA VOZ EN LA SANGRE

Fue hacia la tercera luna

cuando lo sintió en los centros.

Estaba sobre la hierba,

tumbada de cara al cielo

-viendo la tarde morirse

sobre sus ojos abiertos-

cuando notó en la cintura

como un pájaro pequeño,

que aleteó por lo oscuro

de su vientre unos momentos,

y luego vino a pararse

sobre su talle, en silencio…

Fue hacia la tercera luna

cuando lo sintió en los centros…

Un ¡ay! de gozo y asombro

y otro de duda y recelo

salieron de su garganta.

Las palomas de su pecho

se erizaron de blancura,

y un temblor de alumbramiento

sacudió de sur a norte

todo el mapa de su cuerpo

e hizo crujir entre sombras

las ramas de su esqueleto…

En un brinco de gacela

se ha levantado del suelo

y ha echado a andar lentamente

por la vereda de cedros.

Parece tallada en tierra

la cara de Sacramento.

-Iré a ver a la Jacinta

lo mismo que otras lo hicieron…

Ella conoce las plantas

y sabrá darme el remedio…

-¿No te da pena matarme

antes de nacer…?

¡Qué miedo

le dio al escuchar la voz

que le salía al encuentro,

envuelta en hilos de sangre

cortando su propio aliento!

-¿Quién eres que así me hablas…?

-Ahora, nadie… casi un sueño;

mañana, si tú me dejas,

un hombre de cuerpo entero…

-¿Y qué voy a hacer, mi niño?

-Parirme como un almendro

en la mitad de la cama

con las entrañas ardiendo.

-¿Pero y mi honra?

-Tu honra

la limpiaré con mis besos:

las madres después del parto

quedan igual que un espejo…

-Pero me faltan seis meses,

seis plenilunios completos

frente a los ojos que miran

y las bocas de veneno.

-¿Y a ti qué te importa nadie?

Ponte delante del pueblo

y escúpele la belleza

de llevar un hijo dentro.

-¡Temo a las lenguas cobardes!

-Y en cambio no te da miedo

ir a buscar una planta

de sombra -flor de silencio-,

para derramar mi vida

por el primer sumidero

y que no quede del hijo

ni una fecha ni un recuerdo…

-¡Calla!

-No puedo callarme.

Una perra no haría eso:

me lamería los ojos

hasta que los fuera abriendo…

Pondría mi piel süave

lo mismo que el terciopelo

y luego ya, sin saliva,

con los dientes en acecho,

se tumbaría a mi lado

hecha un río dulce y tierno,

para que yo la dejara

hasta sin cal en los huesos.

-¡Por Dios!

-Por Él, yo te pido

que no me dejes sin cielo.

Corta sábanas de holanda;

borda pañales de céfiro;

aprende nanas azules

y planta naranjos nuevos…,

y cuando me hayas parido

como a un torito pequeño,

abre puertas y ventanas,

que me contemplen durmiendo

lo mismo que un patriarca

en el valle de tus pechos…

La voz se apagó en la sangre;

la cara de Sacramento

parece como de barro

de oscura que se le ha puesto,

y con sus manos sin pulso

se toca el vientre moreno…

¡Ay qué monte de alegría!

¡Qué rosal al descubierto!

¡Qué luna bajo la falda!

¡Qué lirio de tallo inquieto!

-¡Yo te juro, amor -mi niño-,

por mis vivos y mis muertos,

que te he de parir un día

sonámbula de contento,

aunque me escupan a una

todas las lenguas del pueblo!

 

ROMANCE DE LOS OJOS VERDES

-¿De dónde vienes tan tarde?

¡Dime, di! ¿De dónde vienes?

-Vengo de ver unos ojos

verdes como el trigo verde.

El sueño juega y se esconde

en la plaza de mi frente;

cabalgo por las ojeras

de unos ojos en relieve.

El cuarto se va llenando

de mar, de barcos y peces,

acuarium improvisado

sobre el barniz de los muebles,

mientras que la media luna

de junio roja y solemne

se suicida sobre el filo

de la mañana que viene.

-¿De dónde vienes cantando?

¡Dime, di! ¿De dónde vienes?

-Vengo de ver unos ojos

verdes como el limón verde.

Por el río de la siesta

pasa un pregón hecho nieve

persianas atravesando:

Chumbos frescos, ¿quién los quiere?

La sábana de la cama

en silencio se defiende

amortajando suspiros

bajo la cal de sus pliegues

contra dos cuerpos desnudos

que su blancura oscurece;

muslos de trigo en mis muslos

brazos delgados y ardientes

que como ríos morenos

iluminados de fiebre

se precipitan sin pulso

por la llanura del vientre

en una lucha romana

de mirtos y de laureles.

-¿Dónde naciste? -En Tarifa,

¿Y tú? -En Sevilla.

Mis sienes

están preñadas de olivos

como tus ojos de verdes.

El silencio apuñalado

vuelve a sembrar las paredes

y un sueño de torres altas

y de relojes ausentes

sobre la cama cansada

echa su capa de nieve.

-¿De dónde vienes borracho?

¡Dime, di! ¿De dónde vienes?

-Vengo… vengo de la viña

y el olivarito verde.

-¿Qué mala hierba pisaste,

quién te atravesó las sienes

con ese mal fario…? ¡Dime!

-Son las cosas de la suerte,

unos la encuentran de espaldas,

otros la encuentran de frente,

y yo me encontré a sus ojos

verdes como el trigo verde.

-¿Quieres que te haga una taza

de hierbabuena caliente?

-Quiero su voz, luna y plata

diciéndome que me quiere.

-¿Quieres que te ate un pañuelo

y te lo anude a la frente?

-Quiero sus brazos de trigo

y su cintura de aceite.

-¿Quieres que cante una nana

para ver si así te duermes?

-Quiero sentirme en el cuello

su aliento de flauta breve.

-Entonces… mi corazón,

dime, ¡por Dios! lo que quieres.

-Quiero sus ojos. Sus ojos

verdes como el trigo verde,

como el limón y la albahaca,

como el mar y los cipreses,

como las almendras nuevas,

el romero y los laureles…

Si no me traes sus ojos,

¡dile que venga la muerte!

 

PROFECÍA

¿A dónde vas tan deprisa

sin desirme ni ¡con Dió!?

Me puedes mirá de frente,

que estoy enterao de tó.

Me lo contaron ayer

las lenguas de doble filo,

que te casaste hase un mé

y me quedé tan tranquilo.

Otro cualquiera en mi caso,

se hubiera echao a llorá,

yo, crusándome de brasos

dije que me daba iguá.

Y ná de pegarme un tiro

ni liarme a mardisiones

ni apedrear con suspiros

los vidrios de tus barcones.

¿Que t’has casao? ¡Buena suerte!

Vive sien años contenta

y a la hora de la muerte,

Dios no te lo tenga en cuenta.

Que si al pie de los artares

mi nombre se te borró,

por la gloria de mi mare

que no te guardo rencor.

Porque sin sé tu marío,

ni tu novio, ni tu amante,

yo fui quien más t’ha querío,

con eso tengo bastante.

_ _ _

-¿Qué tiene er niño, Malena?

Anda como trastornao,

tié la carilla de pena

y el colorsillo quebrao.

Y ya no juega a la tropa,

ni tira piedras al río,

ni se destrosa la ropa

subiéndose a coger níos.

¿No te parese a ti extraño,

no ves una cosa rara

que un chaval de dose años

lleve tan triste la cara?

Mira que soy perro viejo

y estás demasiao tranquila.

¿Quieres que te dé un consejo?

Vigilia, mujé, ¡vigila!

Y fueron dos sentinela

los ojitos de mi mare.

-Cuando sale de la escuela

se va pa los olivare.

-Y ¿qué busca allí? -Una niña,

tendrá el mismo tiempo que él.

José Migué, no le riñas,

que está empesando a queré.

Mi pare ensendió un pitillo,

se enteró bien de tu nombre,

te regaló unos sarsillos

y a mí un pantalón de hombre.

Yo no te dije “te adoro”

pero amarré en tu barcón

mi laso de seda y oro

de primera comunión.

Y tú, fina y orgullosa,

me ofresiste en recompensa

dos sintas color de rosa

que engalanaban tus trensas.

-Voy a misa con mis primos.

-Bueno, te veré en la hermita.

Y qué serios nos pusimos

al darte el agua bendita.

Mas luego en el campanario,

cuando rompimos a hablar:

-Dise mi tita Rosario

que la sigüeña es sagrá,

y el colorín, y la fuente,

y las flores, y el rosío,

y aquel torito valiente

que está bebiendo en el río;

y el bronse de esta campana,

y el romero de los montes,

y aquella línea lejana

que la llaman… ¡horisonte!

¡Todo es sagrao: tierra y sielo

porque así lo quiso Dió!

¿Qué te gusta más? -Tu pelo.

¡Qué bonito me salió!

-Pues, ¿y tu boca, y tus brasos,

y tus manos reonditas,

y tus pies fingiendo el paso

de las palomas suritas?

Con la puresa de un copo

de nieve te comparé;

te revestí de piropos

de la cabesa a los pié.

A la vuerta te hise un ramo

de pitiminí, presioso

y a luego nos retratamos

en las agüitas de un poso.

Y hablando de estas pamplinas

que inventan las criaturas,

llegamos hasta tu esquina

cogíos por la sintura.

Yo te pregunté: -¿En qué piensas?

Tú dijiste: -En darte un beso.

Y yo sentí una vergüensa

que me caló hasta los huesos.

De noche, muertos de luna,

nos vimos por la ventana.

-¡Chssss! Mi hermaniyo está en la cuna,

le estoy cantando la nana.

¯«Quítate de la esquina,

chiquillo loco,

que mi mare no quiere

ni yo tampoco».

Y mientras que tú cantabas

yo, inosente me pensé

que nos casaba la luna

como a marío y mujé.

¡Pamplinas! ¡Figurasiones

que se inventan los chavales!

Después la vida se impone:

tanto tienes, tanto vales;

por eso, yo al enterarme

que llevas un mes casá,

no dije que iba a matarme,

sino que me daba iguá.

Mas como es rico tu dueño,

te vendo esta profesía:

tú, por la noche, entre sueños

soñarás que me querías,

y recordarás la tarde

que mi boca te besó

y te llamarás “¡cobarde!”

como te lo llamo yo.

Y verás, sueña que sueña,

que me morí siendo chico

y se llevó la sigüeña

mi corasón en su pico.

Pensarás: “no es sierto ná,

yo sé que lo estoy soñando”;

pero allá en la madrugá

te despertarás llorando,

por el que no es tu marío,

ni tu novio, ni tu amante,

sino el que más te ha querío.

Con eso tengo bastante.

Por lo demás, tó se orvía.

Verás cómo Dios te manda

un hijo como una estrella;

avísame de seguía,

me servirá de alegría

cantarle la nana aquella:

¯«Quítate de la esquina,

chiquillo loco,

que mi mare no quiere

ni yo tampoco».

Pensarás: “no es sierto ná,

yo sé que lo estoy soñando”.

Pero allá en la madrugá

te despertarás llorando.

Porque sin sé tu marío,

ni tu novio, ni tu amante,

yo soy… quien más t’ha querío…

¡Con eso tengo bastante!

 

ROMANCE DE AMOR OSCURO

Te espero al lado del puente

antes de que den las doce

El pueblo estará dormido

en lo alto de la torre,

-cigüeña de cal al aire

negro de la medianoche-,

mientras que el arroyo turbio

adornado de faroles,

será novio de una adelfa

cargada de maldiciones.

¡Amor tu debes venir

antes de que den las doce!

Llevo adentro de la sangre

un potro de aceite y cobre

que se encabrita sin bridas

cada vez que oye tu nombre,

y se desboca en espuma

de sábanas y entredoces.

¡Ay, amor, amor oscuro …

antes de que den las doce!

Que no te sienta ni el miedo

que acecha en tus corredores;

ponte sandalias de nieve;

encomiéndate a San Jorge

y ven, en un padrenuestro,

atravesando la noche,

al puente de mis suspiros

antes de que den las doce.

¡Ay amor, amor oscuro!

¡Ay amor de mis amores!

Los señores del casino

dormirán en sus sillones

con las cadenas de oro

terciadas sobre su abdomen.

Se habrá callado el piano

de la señora de Ponce,

en el acorde final

del estudio de Beethoven …

Y sólo, yo velaré

como un soldado de bronce,

centinela sin alerta

en el cuartel de la noche.

¡Amor, que vas a venir

antes de que den las doce!

 

PARA TODA LA VIDA…

¿Me quieres, amor, me quieres?

¡Sí, para toda la vida!…

y era yo quien preguntaba,

siempre soñando una espina,

siempre rondando una duda,

siempre imaginando heridas.

“¿Me quieres, amor, me quieres?”

¡Sí, para toda la vida!…

Tardes, madrugadas, noches,

mañanas y mediodías;

en el balcón, en la calle,

en el sueño, en la vigilia,

siempre, siempre preguntando,

corazón, si me querías,

y de pronto, no sé cómo,

sin una razón precisa,

mi voz amarga y cansada

se fue quedando dormida,

y cayó sobre mi alma

una lluvia dulce y fina

que se fue cristalizando

en nieve delgada y fría.

y ya no pregunté más,

corazón, si me querías.

Ahora, eres tú quien se queja,

quien pregunta y quien suspira

¿Me quieres, amor, me quieres?,

me dices con voz dolida…

y yo, de la misma forma

con que tú me respondías,

escondiendo la verdad

debajo de la mentira,

te digo ausente y lejano:

—¡Sí, para toda la vida!…

 

ROMANCILLO DE LA PLAZA MAYOR

La mendiga pedía

en la plaza mayor,

muy vestida de negro,

con un llanto en la voz.

Era una viejecita

de cuento y de dolor;

los niños la miraban

sentadita en el sol

y decían a coro:

—Perdone usted, por Dios.

Pasaban las muchachas

entre risas y flor,

entre lazos y sueños,

entre novio y canción

y decían al verla:

—Perdone usted, por Dios.

Pasaban los soldados

con un son de tambor,

muy vestidos de gala

con espuelas y ros,

y decían alegres:

—Perdone usted, por Dios.

Señoras de abanico,

señores con reloj,

pasaban y pasaban

por la plaza mayor,

diciendo entre remilgos:

—Perdone usted, por Dios.

Con un libro en la mano

también pasaba yo,

una tarde tras otra

deshojando un amor,

pero no le decía:

—Perdone usted, por Dios.

Le daba unas monedas

pensando con temor:

“Ay, si fuese mi madre

—¡no lo quiera el Señor!-

quien pidiera en la plaza,

sentadita en el sol,

y todos le dijesen:

—¡Perdone usted, por Dios!”

 

ROMANCE DE “LA LIRIO”

Por la arena de la playa

va con un hombre “la Lirio”.

La tarde pone en sus ojos

un barco de plata y vidrio,

mientras que Cádiz se enciende

a lo lejos como un cirio,

en un altar encalado

de torres en equilibrio.

-No sé qué sería de mí

si me dejaras, mocito-,

suspira dulce y lejana

y en un sollozo, “la Lirio”.

El hombre moreno y alto

con voz de viento salino

le dice mientras su talle

aprieta como un jacinto:

-Llevo tu nombre en el brazo

tatuado desde niño

y en el corazón un ancla

de juramento perdido.

Por la arena de la playa

viene cantando un chiquillo:

La Lirio, la Lirio tiene,

tiene una pena la Liro

y se le han puesto las sienes

moraítas de martirio.

Cádiz, de cal, a lo lejos,

huele a guitarra y a vino.

“La Bizcocha” es una vaca

con sortijas en los dedos,

voz de aguardiente de Rute

y cintura de brasero.

“La Bizcocha” lleva siempre

en su labio amarillento

una colilla colgada

y una blasfemia en acecho.

-¿No vino “la Lirio”?

-No,

responde una voz en eco

-¡Mardita sea…!

La colilla

cae de los labios al suelo,

como un sucio equilibrista

que cayera de un trapecio.

Y por la taberna va

un taco de carretero

que se clava en la flamenca

de un cartel de toros viejo.

En una mesa, con sorna,

canta un viejo marinero:

Se dice si es por un hombre,

se dice que si es por do;

pero la verdá del cuento

¡Ay, Señó de los tormentos!

la saben la Lirio y Dió.

Sobre el mostrador, borracha,

“La Bizcocha” está durmiendo

un sueño de peluconas

con “la Lirio” de por medio.

-¿Estará el barco en la playa?

-Estará al amanecer…

-Pos descanse usía tranquilo,

que allí se la llevaré.

-¿Y si ella no quiere, vieja?

-Poco sabe su mersé

de las razones que tiene

mi “menda” pa convensé…

¡Sincuenta moneas de oro!

¡Vaya rasones, y olé!

Y una voz entre la sombra

termina el romance aquel:

Que fue con un bebediso

de menta y ajonjolí;

que fue una noche de luna,

que fue una tarde de abrí.

-¿Dónde está mi blanca novia,

dónde está que no la veo?

(Un barco en la madrugada

se va perdiendo a lo lejos…)

-¿Dónde está “la Lirio”, dónde,

que yo sin verla me muero?

(Mocito, busca otra novia

porque esa tiene ya dueño

y va en un trono de espuma

navegando mar adentro…)

-Mira su nombre en mi brazo,

sobre mis venas latiendo,

y en mi pulso y en mi lengua

y en la punta de mis dedos.

(Para tapar ese nombre

ponte un brazalete negro…)

-¡Mira que la llevo aquí

crucificada en mis centros!

(Arráncate las entrañas

y da tu dolor al viento…)

¡Mira que de no mirarla

me estoy muriendo y muriendo!

(Pues encomienda tu alma

porque ese amor está muerto…)

Amarga, de Puerta Tierra,

viene la voz de un flamenco:

A la mar maera,

y a la Virgen, cirio,

y pa duquitas, mare de mi arma,

pa duquitas negras,

las que tié la Lirio.

Caminito de las Indias

un barco se va perdiendo.

“La Lirio” corta sus trenzas

con tijeritas de acero,

llenando el mar de suspiros

y el aire de juramentos,

mientras que, roto, en la playa

-veleta de amores muertos-,

clavando su desengaño

en la Rosa de los Vientos,

moreno de sal y luna,

llora y llora un marinero.

 

PULSO DE AMOR

Iba convaleciente

de una herida de amor en el costado;

iba casi inconsciente

cuando te vi a mi lado

y hasta el pulso por ti se me ha parado…

Buscaba mi cintura

un brazo que de noche la ciñera,

ansiaba con locura,

un labio que se uniera

a mi boca cansada por la espera…

Buscaba un hombro amigo

en dónde reposar la madrugada

y un tibio olor a trigo,

una mano apretada

y el divino calor de una mirada.

Estaba tan vacía,

tan harta de soñar y tan sin sueño,

tan lejana y tan fría,

tan libre y tan sin dueño,

que tan sólo morir era mi empeño…

Por lo cual, asombrada,

me quedé contemplando al mediodía

tu figura delgada,

tu süave armonía

y tu casi perfecta geometría.

Alegres nos miramos

en la tarde morada de violetas

y después caminamos

por plazas recoletas

salpicadas de rejas y macetas.

Y de noche temblando,

perdida entre la niebla de tu viento,

me bebí suspirando

la menta de tu aliento,

en un beso apretado, dulce y lento…

¡Qué espesa la saliva!…

¡Qué lejano el rüido de la calle!…

Y el labio cómo iba

-mariposa en el valle

de la espalda- …buscando el fino talle…

Se desbocó en mi frente

el pulso como un perro malherido

y paralelamente,

te sentí, en un gemido,

doblarte en mi garganta sin rüido.

Y después… la almohada,

pesarosa del rizo y la postura

y la sábana helada,

-mortaja de blancura-

plisándose sin voz a mi cintura.

 

NOVIO

Novio, novio mío,

siempre novio.

Hace que somos los dos

seis años unos del otro.

Tu boca miel de la mía,

tus ojos luz de mis ojos.

Novio, novio mío,

siempre novio.

Por el jardín los dos juntos,

bajo el laurel los dos solos,

y en nuestro amor embebidos,

pendientes uno del otro.

Saben lo que me preguntas

y saben qué te respondo.

Saben que por más que sepan,

saben de los dos bien poco.

Nadie comprende lo nuestro,

es algo maravilloso.

Nadie nos pregunta nada

porque ya lo saben todo.

Novio, novio mío,

siempre novio.

Por la tarde los dos juntos

por la noche los dos solos,

por la mañana cogidos

del brazo el uno del otro.

No nos casaremos nunca,

y siempre seremos novios.

 

ROMANCE DE VALENTIA

Era mu poco en la vía

Tan poco que nada era,

Por no tene no tenía

Ni mare que lo quisiera.

Era un triste afisionao,

Que buscaba la ocasión

De dejar en un cerrao

Frente a un toro el corazón.

Romance de valentía

Escrito con luna blanca

Y gracia de Andalucía

En campos de Salamanca.

Embiste, toro bonito,

Embiste, por caria…

Morir se me importa un pito,

Pues nadie me iba a llora.

Aquí no hay plaza, ni hombre,

Ni traje tabaco y oro.

Aquí no hay plaza, ni hombre

Que esta delante de un toro.

En matarme no repare,

Te concedo hasta el perdon…

Y como no tengo mare,

La macarena me ampare

Si me cuelgas de un pitón.

Todas las noches saltaba

Sin miedo la talanquera

Y a cara o cruz se jugaba

Al toro la vía entera.

Quiza fuera colorao

Er bure que lo embistió

Y mordiendo su costao

Malherio lo dejo.

Romance de valentía

Teñio con luna blanca

Y sangre de Andalucía

En campos de Salamanca.

Adiós, plaza de Sevilla,

Ya nunca me habrás de ve,

Pisar tu arena amarilla,

Con tanto que lo soñé,

Adiós,capote de sea,

Que fuiste mi compañero,

Morir en esta pelea

Es cosa de buen torero.

Ya vestío de alambres

No ha de verme la afision

Y como no tengo mare,

La macarena me ampare

Y me de su bendición.

Y allí quedo entre al fiera,

Ninguno la vio cae,

Nadie reso tan siquiera?

Ni un Padre Nuestro por el…

Por el ninguna serrana

Lloro de luto vestía…

Por el ninguna campana

Doblo amaneciendo el día.

Pero en cambio entre asusena

Y entre velas enrisa,

En San Gil, la macarena,

Ay, si que lloraba de pena

Por la muerte der chava.

 

CALLEJUELA SIN SALIDA

Había un anillo en tu mano

Cuando yo te conocí,

Por eso, serré los ojos

Al escucharte desí:

Serrana,

Yo te lo juro por la Gloria de mi mare

Si tu me quieres de vera,

No hay nadie que nos separe.

Y cuando tu mano, como una cadena

Fundida en la mía,

Pa’ siempre quedó,

Sentí que tu anillo

Temblaba de pena,

Pero pa’ se quena no tuve való.

Callejuela sin salía,

Donde yo vivo enserrá,

Con mi pena, mi alegría,

Mi mentira y mi verdá.

Me he perdido en la revuelta

De un sortija dorá.

Ni estoy viva, ni estoy muerta

Ni sortera, ni casá.

Y en mi calle sin salia,

Ya no puedo caminá,

Ni de noche, ni de día,

Ni p’alante, ni p’atrá.

El nombre que estaba escrito

Dentro del anillo aqué,

Vestío de Negro luto

Se nos vino a aparesé.

Serrano,

Dios te lo pague,

Así queria yo verte,

¡Vivan los hombres cabales!

Ya somos dos a quererte.

Y no hubo un reproche,

Ni grito, ni un llanto,

Porque aquél anillo tenia rasón,

Y yo que me muero de quererte tanto,

Te dije anda y cumple con tu obligasión.

Callejuela sin salía,

Donde yo vivo enserrá,

Con mi pena, mi alegría,

Mi mentira y mi verdá.

Me he perdido en la revuelta

De un sortija dorá.

Ni estoy viva, ni estoy muerta

Ni sortera, ni casá.

Y en mi calle sin salía,

Ya no puedo caminá,

Ni de noche, ni de día,

Ni p’alante, ni p’atrá.

La rason clavo mi puerta

No puedo entrá ni Salí

Ni estoy viva, ni estoy muerta

Ni contigo, ni sin ti.

Y en mi calle sin salía,

Ya no puedo caminá,

Ni de noche, ni de día,

Ni p’alante, ni p’atrá.

 

MARÍA MANUELA, ME ESCUCHAS?

Yo de vestíos no entiendo,

pero… ¿te gusta de veras

ese que te estás poniendo?

Tan fino, tan transparente,

tan escaso y tan ceñío,

que a lo mejor por la calle

te vas a morir de frío.

Te sienta que eres un cromo,

pero cámbiate de ropa,

si es un instante, lo justo

mientras me tomo esta copa.

Ponte el de cuello cerrao

que te está de maravilla

y que te llega dos cuartas

por bajo de la rodilla.

Cada vez que te lo pones

te encuentro tan elegante

que dentro de mí murmuran

los duendecillos de un cante.

“La rosa que me entregaron

al pie del altar mayor

lleva las sayas cumplías

y nadie le ve el color”.

Pero antes de que te vistas

coge un poco de agua clara

y afuera los melinotes

que te embadurnan la cara;

ni más carmín, ni más cremas,

ni más tintes en el pelo;

no te aguanto más colores

que los que te puso el cielo.

Se acabó enseñar las piernas,

y los brazos, y el escote,

y el rostro no te lo pintes

ni aunque te salga bigote;

que te hizo Dios tan hermosa

como una rosa temprana

y se va a enfadar contigo

por enmendarle la plana.

Y a tu prima le devuelves

la pulsera de brillante,

son mucho lujo esas piedras

pa la mujer de un tratante.

Te quiero guapa y sencilla

como yo te conocí,

no tienes que engalanarte

pa nadie más que pa mí.

Ni más zapatos de Gilda,

Ni más turbantes de raso;

para presumir te sobra

con cogerte de mi brazo;

y como un día te vea

que enciendes un cigarrillo

vas a echar, entrañas mías,

el humo por los tobillos.

No quiero que me pregunten

“Esa gachona, ¿quién es?,

¿una secretaria de esas

que beben champán francés?”

Ni tú eres mujer moderna

ni quiero que lo aparentes

que yo te prefiero antigua

y oliendo a mujer decente.

Que con el triguito limpio

toito er mundo te compare,

que por defuera y por dentro

te parezcas a mi mare.

¿Te cambiaste ya el vestío?

Pues andando p’al teatro,

ya verás tú con qué envidia

nos contemplan más de cuatro:

“¡Vaya un marío con suerte

y una mujer bien plantá,

es una vara de nardos

con la carita lavá!”.

Y al salir yo te prometo

cantarte por alegrías,

lo mismo que te cantaba

cuando tú eras novia mía:

“Mi novia es la más hermosa

y no se pinta la cara

la tiene como una rosa

tan sólo con agua clara”.

El barco de mis amores

no tiene más que una vela

remendaita y graciosa

igual que María Manuela.

Se conforma mi niña con un vestío

y le basta y le sobra con un marío.

De percal que se ponga,

¡viva el salero!,

es mi María Manuela

la reina del mundo entero.

Posteado por: FREDY FERIS | 5 de septiembre de 2009

Uninorteños ganan Concurso de Oralidad Penal

Uninorteños ganan Concurso de Oralidad Penal

Jueves, 25 de Junio de 2009

Estudiantes uninorteños del programa de Derecho obtuvieron el primer lugar en el IV Concurso Regional Universitario en Técnicas de Juicio Oral, este 23 de mayo en Santa Marta.

Este concurso busca fomentar la educación legal en las técnicas del proceso oral acusatorio y la utilización de la oralidad como método para garantizar efectividad, transparencia, concentración y contradicción probatoria en los litigios judiciales. En esta versión contó con la participación de estudiantes de Derecho de instituciones de los departamentos de Atlántico, Magdalena, Bolívar, Cesar, Córdoba y Norte de Santander.

Vanessa Carolina del Villar Africano y Hernando Virgilio Aníbal Bendek, de la Universidad del Norte, fueron los ganadores del concurso, y en la etapa semifinal y final del concurso les correspondió el rol de defensa, por lo que contaron con el apoyo de otros cuatro estudiantes de Derecho de Uninorte, quienes hicieron las veces de testigos de descargo: Anangel Vivas, Fredy Feris, Karen Garizado y Álvaro Mendoza, además de la colaboración y orientación de Juan Carlos Cantillo, asesor en el área de Derecho Penal del Consultorio Jurídico de la Universidad.

“La participación en el Concurso fue una experiencia muy importante para mí, porque pude poner en práctica muchos de los conocimientos adquiridos en el trascurso de mis estudios del área penal”, expresó Vanessa del Villar, mientras que para Hernando Aníbal la experiencia fue “muy enriquecedora, ya que a nivel personal me facilitó desarrollar habilidades que no conocía que tenía, y ponerlas en práctica durante el desarrollo de los Juicios Simulados, logrando explotarlas al máximo”.

Para alcanzar la victoria, Vanessa y Hernando tuvieron que desarrollar habilidades tales como planificación, argumentación, improvisación, oralidad, destreza para interrogar y contrainterrogar, objetar de manera oportuna y eficiente.

Esta victoria los hace merecedores para participar en el Concurso Nacional en Técnicas del Juicio Oral, para lo cual se prepararán asistiendo a los juzgados para observar cómo son las audiencias de un caso real, y teniendo en cuentas las recomendaciones dadas por los evaluadores en el Concurso. Por obtener el primer lugar en el Concurso, los estudiantes recibieron como premio un fondo bibliográfico y capacitación sobre el Nuevo Sistema Penal Acusatorio.

El IV Concurso Regional Universitario en Técnicas de Juicio Oral contó con el respaldo de la Embajada de los Estados Unidos, a través del Programa de Fortalecimiento de la Justicia de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, administrado por la Universidad Internacional de Florida y el Departamento de Justicia de la Embajada Americana.


Posteado por: FREDY FERIS | 8 de julio de 2009

MIS POEMAS PREFERIDOS DE NICOLÁS GUILLÉN

NEGRO BEMBÓN

¿Po qué te pone tan brabo,

cuando te dicen negro bembón,

si tiene la boca santa,

negro bembóm?

Bembón así como ere

tiene de tó;

Caridá te mantiene, te lo dá tó.

Te queja todabía,

negro bembón;

sin pega y con harina,

negro bembón,

majagua de drí blanco,

negro bembón;

sapato de dó tono,

negro bembón.

Bembón así como ere

tiene de tó;

Caridá te mantiene, te lo dá tó.

MULATA

Ya yo em enteré, mulata,

mulata, ya sé que dise

que yo tengo la narise

como nudo de cobbata.

Y fíjate bien que tú

no ere tan adelantá,

poqque tu boca é bien grande,

y tu pasa, colorá.

Tanto tren con tu cueppo,

tanto tren;

tanto tren con tu boca,

tanto tren;

tanto tren con tu sojo,

tanto tren.

Si tú supiera, mulata,

la veddá:

que yo con mi negra tengo,

y no te quiero pa ná!

CANTO NEGRO

¡Yambambó, yambambé!

Repica el congo solongo,

repica el negro bien negro;

congo solongo del Songo

baila yambó sobre un pie.

Mamatomba,

serembe cuserembá.

El negro canta y se ajuma,

el negro se ajuma y canta,

el negro canta y se va.

Acuememe serembó,

yambó,

aé.

Tamba, tamba, tamba, tamba,

tamba del negro que tumba;

tumba del negro, caramba,

caramba, que el negro tumba:

¡yamba, yambó, yambambé!

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo,

si somos la misma cosa

yo,

tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;

soy de abajo, lo eres tú;

¿de dónde has sacado tú,

soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú

te olvides de quién soy yo;

caramba, si yo soy tú,

lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo

he de malquererte, tú;

si somos la misma cosa,

yo,

tú,

no sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,

juntos en la misma calle,

hombro con hombro, tú y yo,

sin odios ni yo ni tú,

pero sabiendo tú y yo,

a dónde vamos yo y tú…

¡no sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo!

LA CANCIÓN DEL BONGÓ

Esta es la canción del bongó:

—Aquí el que más fino sea,

responde, si llamo yo.

Unos dicen: Ahora mismo,

otros dicen: Allá voy.

Pero mi repique bronco,

pero mi profunda voz,

convoca al negro y al blanco,

que bailan el mismo son,

cueripardos y almiprietos

más de sangre que de sol,

pues quien por fuera no es de noche,

por dentro ya oscureció.

Aquí el que más fino sea,

responde, si llamo yo.

En esta tierra, mulata

de africano y español

(Santa Bárbara de un lado,

del otro lado, Changó),

siempre falta algún abuelo,

cuando no sobra algún Don

y hay títulos de Castilla

con parientes en Bondó:

Vale más callarse, amigos,

y no menear la cuestión,

porque venimos de lejos,

y andamos de dos en dos.

Aquí el que más fino sea,

responde si llamo yo.

Habrá quién llegue a insultarme,

pero no de corazón;

habrá quién me escupa en público,

cuando a solas me besó…

A ése, le digo:

—Compadre,

ya me pedirás perdón,

ya comerás de mi ajiaco,

ya me darás la razón,

ya me golpearás el cuero,

ya bailarás a mi voz,

ya pasearemos del brazo,

ya estarás donde yo estoy:

ya vendrás de abajo arriba,

¡que aquí el más alto soy yo!

CUANDO YO VINE A ESTE MUNDO

Cuando yo vine a este mundo,

nadie me estaba esperando;

así mi dolor profundo

se me alivia caminando,

pues cuando vine a este mundo,

te digo,

nadie me estaba esperando.

Miro a los hombres nacer,

miro a los hombres pasar;

hay que andar,

hay que mirar para ver,

hay que andar.

Otros lloran, yo me río,

porque la risa es salud:

Lanza de mi poderío,

coraza de mi virtud.

Otros lloran, yo me río,

porque la risa es salud.

Camino sobre mis pies,

sin muletas ni bastón,

y mi voz entera es

la voz entera del son.

Camino sobre mis pies,

sin muletas ni bastón.

Con el alma en carne viva,

abajo, sueño y trabajo;

ya estará el de abajo arriba

cuando el de arriba esté abajo.

Con el alma en carne viva,

abajo, sueño y trabajo.

Hay gentes que no me quieren,

porque muy humilde soy;

ya verán cómo se mueren

y que hasta a su entierro voy,

con eso y que no me quieren

porque muy humilde soy.

Miro a los hombres nacer,

miro a los hombres pasar;

hay que andar,

hay que vivir para ver,

hay que andar.

Cuando yo vine a este mundo,

te digo,

nadie me estaba esperando;

así mi dolor profundo,

te digo,

se me alivia caminando,

te digo,

pues cuando vine a este mundo,

te digo,

¡nadie me estaba esperando!

SON NUMERO 6

Yoruba soy, lloro en yoruba

lucumí.

Como soy un yoruba de Cuba,

quiero que hasta Cuba suba mi llanto yoruba,

que suba el alegre llanto yoruba

que sale de mí.

Yoruba soy,

cantando voy,

llorando estoy,

y cuando no soy yoruba,

soy congo, mandinga, carabalí.

Atiendan, amigos, mi son, que empieza así:

Adivinanza

de la esperanza:

lo mío es tuyo,

lo tuyo es mío;

toda la sangre

formando un río.

La ceiba ceiba con su penacho;

el padre padre con su muchacho;

la jicotea en su carapacho.

¡Que rompa el son caliente,

y que lo baile la gente,

pecho con pecho,

vaso con vaso

y agua con agua con aguardiente!

Yoruba soy, soy lucumí,

mandinga, congo, carabalí.

Atiendan, amigos, mi son, que sigue así:

Estamos juntos desde muy lejos,

jóvenes, viejos,

negros y blancos, todo mezclado;

uno mandando y otro mandado,

todo mezclado;

San Berenito y otro mandado

todo mezclado;

negros y blancos desde muy lejos,

todo mezclado;

Santa María y uno mandado,

todo mezclado;

todo mezclado, Santa María,

San Berenito, todo mezclado,

todo mezclado, San Berenito,

San Berenito, Santa María,

Santa María, San Berenito,

¡todo mezclado!

Yoruba soy, soy lucumí,

mandinga, congo, carabalí.

Atiendan, amigos, mi son, que acaba así:

Salga el mulato,

suelte el zapato,

díganle al blanco que no se va…

De aquí no hay nadie que se separe;

mire y no pare,

oiga y no pare,

beba y no pare,

coma y no pare,

viva y no pare,

¡que el son de todos no va a parar!

BALADA DE LOS DOS ABUELOS

Sombras que sólo yo veo,

me escoltan mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,

tambor de cuero y madera:

mi abuelo negro.

Gorguera en el cuello ancho,

gris armadura guerrera:

mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo

los de mi negro;

pupilas de vidrio antártico

las de mi blanco.

África de selvas húmedas

y de gordos gongos sordos…

—¡Me muero!

(Dice mi abuelo negro.)

Aguaprieta de caimanes,

verdes mañanas de cocos…

—¡Me canso!

(Dice mi abuelo blanco.)

Oh velas de amargo viento,

galeón ardiendo en oro…

—¡Me muero!

(Dice mi abuelo negro.)

¡Oh costas de cuello virgen

engañadas de abalorios…!

—¡Me canso!

(Dice mi abuelo blanco.)

¡Oh puro sol repujado,

preso en el aro del trópico;

oh luna redonda y limpia

sobre el sueño de los monos!

¡Qué de barcos, qué de barcos!

¡Qué de negros, qué de negros!

¡Qué largo fulgor de cañas!

¡Qué látigo el del negrero!

Piedra de llanto y de sangre,

venas y ojos entreabiertos,

y madrugadas vacías,

y atardeceres de ingenio,

y una gran voz, fuerte voz,

despedazando el silencio.

¡Qué de barcos, qué de barcos,

qué de negros!

Sombras que sólo yo veo,

me escoltan mis dos abuelos.

Don Federico me grita

y Taita Facundo calla;

los dos en la noche sueñan

y andan, andan.

Yo los junto.

—¡Federico!

¡Facundo! Los dos se abrazan.

Los dos suspiran. Los dos

las fuertes cabezas alzan:

los dos del mismo tamaño,

bajo las estrellas altas;

los dos del mismo tamaño,

ansia negra y ansia blanca,

los dos del mismo tamaño,

gritan, sueñan, lloran, cantan.

Sueñan, lloran. Cantan.

Lloran, cantan.

¡Cantan!

ANGUSTIA CUARTA

Federico

Toco a la puerta de un romance.

-¿No anda por aquí Federico?

Un papagayo me contesta:

-Ha salido.

Toco a una puerta de cristal.

-¿No anda por aquí Federico?

Viene una mano y me señala:

-Está en el río.

Toco a la puerta de un gitano.

-¿No anda por aquí Federico?

Nadie responde, no habla nadie…

-¡Federico! ¡Federico!

La casa oscura, vacía;

negro musgo en las paredes;

brocal de pozo sin cubo,

jardín de lagartos verdes.

Sobre la tierra mullida

caracoles que se mueven,

y el rojo viento de julio

entre las ruinas, meciéndose.

¡Federico!

¿Dónde el gitano se muere?

¿Dónde sus ojos se enfrían?

¡Dónde estará, que no viene!

(Una canción)

«Salió el domingo, de noche,

salió el domingo, y no vuelve.

Llevaba en la mano un lirio,

llevaba en los ojos fiebre;

el lirio se tornó sangre,

la sangre tornóse muerte».

(Momento en García Lorca)

Soñaba Federico en nardo y cera,

y aceituna y clavel y luna fría.

Federico, Granada y Primavera.

En afilada soledad dormía,

al pie de sus ambiguos limoneros,

echado musical junto a la vía.

Alta la noche, ardiente de luceros,

arrastraba su cola transparente

por todos los caminos carreteros.

«¡Federico!», gritaron de repente,

con las manos inmóviles, atadas,

gitanos que pasaban lentamente.

¡Qué voz la de sus venas desangradas!

¡Qué ardor el de sus cuerpos ateridos!

¡Qué suaves sus pisadas, sus pisadas!

Iban verdes, recién anochecidos;

en el duro camino invertebrado

caminaban descalzos los sentidos.

Alzóse Federico, en luz bañado.

Federico, Granada y Primavera.

y con luna y clavel y nardo y cera,

los siguió por el monte perfumado.

CAMINANDO

Caminando, caminando,

¡caminando!

Voy sin rumbo caminando,

caminando;

voy sin plata caminando,

caminando;

voy muy triste caminando,

caminando.

Está lejos quien me busca,

caminando;

quien me espera está más lejos,

caminando;

y ya empeñé mi guitarra,

caminando.

Ay,

las piernas se ponen duras,

caminando;

los ojos ven desde lejos,

caminando;

la mano agarra y no suelta,

caminando.

Al que yo coja y lo apriete,

caminando,

ése la paga por todos,

caminando;

a ése le parto el pescuezo,

caminando,

y aunque me pida perdón,

me lo como y me lo bebo,

me lo bebo y me lo como,

caminando,

caminando,

caminando…

SENSEMAYÁ

Canto para matar a una culebra.

¡Mayombe—bombe—mayombé!

¡Mayombe—bombe—mayombé!

¡Mayombe—bombe—mayombé!

La culebra tiene los ojos de vidrio;

la culebra viene y se enreda en un palo;

con sus ojos de vidrio, en un palo,

con sus ojos de vidrio.

La culebra camina sin patas;

la culebra se esconde en la yerba;

caminando se esconde en la yerba,

caminando sin patas.

¡Mayombe—bombe—mayombé!

¡Mayombe—bombe—mayombé!

¡Mayombe—bombe—mayombé!

Tú le das con el hacha y se muere:

¡dale ya!

¡No le des con el pie, que te muerde,

no le des con el pie, que se va!

Sensemayá, la culebra,

sensemayá.

Sensemayá, con sus ojos,

sensemayá.

Sensemayá, con su lengua,

sensemayá.

Sensemayá, con su boca,

sensemayá.

La culebra muerta no puede comer,

la culebra muerta no puede silbar,

no puede caminar,

no puede correr.

La culebra muerta no puede mirar,

la culebra muerta no puede beber,

no puede respirar

no puede morder.

¡Mayombe—bombe—mayombé!

Sensemayá, la culebra…

¡Mayombe—bombe—mayombé!

Sensemayá, no se mueve…

¡Mayombe—bombe—mayombé!

Sensemayá, la culebra…

¡Mayombe—bombe—mayombé!

Sensemayá, se murió.

EL MAL DEL SIGLO

Señor, Señor, ¿por qué odiarán los hombres

al que lucha, al que suena y al que canta?

¿Qué puede un cisne dulce

guardar sino ternuras en el alma?

¡cuán doloroso es ver que cada ensayo,

para volar, provoca una pedrada,

un insulto mordaz, una calumnia!…

¿por qué será la Humanidad tan mala?

¿Por qué junto al camino de la Gloria

siempre la Envidia pálida

acecha el paso del romero cándido

y le lanza su flecha envenenada?

Almas que se revuelcan en el lodo

¿por qué serán las almas

que siempre han de manchar las vestiduras

de aquel que lleva vestiduras blancas?

¡Cómo castiga el mundo

al que nació con alas

y suena con la luz del Infinito

desde las lobregueces de la jaula!

Este siglo egoísta

nunca ha sabido de quimeras cándidas,

ni de ilusiones, ni de empenos nobles:

este siglo se arrastra.

Estos hombres de ahora sólo piensan

en el oro, que enfanga

todas las limpideces de la vida

y todas las alburas de las almas.

Señor, ya nadie suena;

Señor, ya nadie canta.

Los caballeros de este siglo buscan

la oscuridad de arteras emboscadas

y en sus noches sin gloria jamás viven

su fina aristocracia,

y el eco de una lira,

el amor de una dama

y el brillo, ante el asombro de la luna,

del acero atrevido de una espada…

Y manos que se esconden en la sombra

son las manos que clavan

el puñal de imprevistas cobardías

Y traiciones satánica

sobre todos los pechos sin amparo

y todas las espaldas.

Yo no puedo vivir en este siglo

sin cerebro y sin alma.

Señor, Señor: yo soy águila o cisne:

dame una cumbre altiva, como el águila,

para olvidar en ella

mi lírica nostalgia,

o igual que al cisne, dame

como suprema gracia,

un lago silencioso y solitario,

de ondas azules y de espumas blancas.

RIMA INGENUA

“Hoy cruzó indiferente por mi lado

la que antes fuera el ángel de mi amor

y aunque al pasar no me miró siquiera,

miró hacia atrás tan luego que pasó.

No sé si sufro o gozo al encontrarla,

si ella aún me quiere, si aún la quiero yo;

pero sé que al pasar también yo miro,

lo mismo que al pasar ella miró”

Posteado por: FREDY FERIS | 15 de octubre de 2008

Niña-Mujer

El brillo de tus ojos devolvió la alegría a mis días,

tu amor por la poesía reconforta mi alma herida

y tu palabra firme y clara reconstruye la esperanza perdida.

Pequeña, amiga mía!

Niña-mujer!

Eres rosa en capullo, eres semilla que germina.

Ayer tomaste mi mano, me abriste tu alma de niña,

le dimos la espalda a los temores

y salimos a gozar, las cosas más sencillas de la vida.

Ayer tus labios –hechiceros-estamparon indelebles mordidas

en mi tembloroso corazón que no resistió la estampida.

Pequeña, amiga mía!

Niña-mujer!

Eres pequeña en mis brazos, eres grande en compañía.

Tus lunares me embelesan, tus prejuicios me motivan

Y el tiempo de conocerte es sello de garantía.

Tengo mucho que enseñarte.

Tengo tanto que aprenderte.

De tu maño quiero seguir, transitando por la vida…


Posteado por: FREDY FERIS | 14 de octubre de 2008

Ultimo Poema

Pienso en ti y no pienso en nada.

Pienso en las ligerezas de la vida,

pienso en las lágrimas que me bañan la cara.

Tú, mi amiga, mi novia, mi amada,

mi amante, mi odiada, mi nada.

-La vida sigue dándonos bofetadas-

Nadie nos quiere juntos. Nadie!

Ni el mundo, ni Dios, ni tú, ni yo, ni nada.

Sin embargo tú pretendes

Seguir tomándome de la mano

y llevándome a la cama.

Y a mí me siguen flaqueando las piernas…

tiro todos mis principios a la basura

el corazón se paraliza y luego no sé lo que pasa.

Yo no puedo seguir así…

mi amiga, mi novia, mi amada,

mi amante, mí odiada, mi nada.

-Seguir colocándole trincheras al futuro,

es querer cambiar el rumbo en plena batalla-.

No se puede seguir inventando crepúsculos,

no se puede seguir cosechando esperanzas pasadas,

yo no puedo seguir deshilando ilusiones junto a tu vera,

si se que a la vuelta alguien te espera para hacerlas nada.

El es “tu dueño”, pero no es dueño de nada.

El no conoce los lunares de tu alma.

el no desfloro tu adolescencia,

el no perfumo tu juventud con rosas tiernas,

El no ha derretido tu vida a la luz de una llamarada.

Él, es solo una excusa para tener una vida honrada.

Como si la honra se lograra con bienes

es que solo bienes no hay en una casa.

Hay, mi amiga, mi novia, mi amada,

mi amante, mí odiada, mi nada.

-Una vida digna se construye con esfuerzos

y con un alma preñada de esperanza-.

Esta noche tétrica,

Tus ojos piden a gritos, que quieren seguir viendo las estrellas…

pero lo siento. Serán solo las estrellas celestiales.

Ya me voy…

Te regalo este último poema y más nada.


Posteado por: FREDY FERIS | 9 de abril de 2008

MATIZ DEL ULTIMO AMOR…

Estando tan cerca… Estamos tan lejos.

Y la realidad que hoy nos abarca

hace que hasta estemos en distintos cuentos,

mientras tu murmuras “que lindos jazmines”

yo ando pensando en llevar romeros.

Estando tan cerca… Estamos tan lejos.

El desinterés por ratos demuestras

se torna en enojo y en cariño luego,

hace que cambien todas mis pasiones

por desilusiones; conformismo negro.

Será el tiempo, juntos, el que nos pellizca,

o tal vez las ansias de probar lo nuevo…

Lo cierto es que no estamos del todo conformes

Y que ya las alas quieren tomar vuelo.

Estando tan cerca… Estamos tan lejos.

La ficticia dicha que tanto anhelamos

de esperar mañanas, de vivir de “luegos”,

de esperar mejora o fin de las cosas,

deseando constante salir del infierno.

Soñamos que algún día regrese aquel sol,

que al fin decidamos cruzar el estrecho,

que el Amor le pegue muy fuerte a Costumbre

o nos resignemos a que- este “no es amor sincero”

Estando tan cerca… Estamos muy lejos…

Fredy Feris.

Posteado por: FREDY FERIS | 25 de octubre de 2007

GANAS ATADAS


 Con las manos atadas…

y una creatividad inconducente

que se cae en el primer intento de vuelo.

Con la esperanza preñada,

esperando parir ilusiones futuras.

Sin saber si para entonces

no será ya tardío;

y las glorias comerlas

con quien no las motivó

o quien no las merece.

Con la tristeza impregnada,

por ser solo futuro.

Y el presente mutilando

las locuras de ahora.

Las lagrimas ardiendo en los parpados

viendo como se daña la forma

Por culpa del fondo

y del débil pensamiento.

Con decepción concentrada

hacia el mundo,

por no convenir la forma

tan dañina como hacemos que gire.

Conformismo por apreciar saturadamente

los desaciertos humanos.

Y mirar al cobarde

buscar cortinas de humo

para que no vean

como se niega a tomar decisiones.

Con desilusión infundada

por mis ideas, su origen y sus consecuencias.

Por el litigio constante

entre cerebro y corazón.

Por ser más pensamiento

entre tanta materia y plástico.

Y por ratos querer ser,

como detesto que sean.

O querer sentir y expresar

como aquel, al que tanto le reprocho

que nos tenga jodidos.

Con las ganas atadas…

Por querer hacer mucho.

Por querer hacer todo.

Y no poder complacerme,

No poder aceptar

que en estas condiciones,

No puedo hacer un reverendo carajo.


Posteado por: FREDY FERIS | 26 de septiembre de 2007

AL LAPICERO

Lo buscaba y buscaba… y no aparecía.

No encontraba el puto plumero.

El desdichado esfero, lapicero, bolígrafo,

que para lo único que sirve, es para provocarme;

para invitarme a que me desahogue con el.

Pero ahora que más lo necesitaba… no aparecía.

Ahora que deseaba esculpir desilusiones… no aparecía.

No se con quien se habrá aliado, pero… no aparecía.

Ahora que quería gritarle a una hoja en blanco

lo triste que me tiene esa mujer …  no aparecía.

Ahora que quería enviar una carta de reproche a Dios

del porque la había hecho así. … no aparecía.

Ahora que quería cuestionar a los poetas y sabios

el porque ella le huye a la verdad…  no aparecía.

Ahora que quería retar a muerte

a sus miedos  y los míos…  no aparecía.

No aparecía…

Ay! pedazo de tinta…pedazo de mina…

Pedazo de desahogo mío…

Porque alargas esta tortura?

Porque apoyas mi sufrimiento?

Porque no me permites expresarle

a esa mujer,  cuanto la pienso?

Cuanto la quiero entre mis brazos?

Cuanto me hiere el que no la tengo?

y… la culpa no es de ella.

Tampoco es mía.

La culpa no es del mundo.

… Ni mucho menos Tuya. Puto plumero.


Posteado por: FREDY FERIS | 25 de septiembre de 2007

GRUPO PIEDECUMBRE BARRIÓ EN CONCURSO DE DECLAMADORES

JULIO FLÓREZ PACHECO, EL UNIVERSAL – SAHAGÚN

 El taller piedecumbre, que orienta en la ciudad el especialista Rafael Vergara Álvarez, se alzó con los honores en el Intercolegiado de Declamación que se cumplió en el marco de la versión 36 de la semana cultural, y que fue organizado por la institución educativa Simón Bolívar.

El taller piedecumbre ubicó a seis de sus integrantes en lugares de privilegio en las respectivas categorías que ofrecía el evento, claro está actuando cada uno en representación de las Instituciones educativas donde cursan estudios.

El Jurado que estuvo integrado por los poetas y declamadores Hilario Bedoya, de pueblo Nuevo; Braulio Peña, de Chinú; y Luis Fernando Ortiz de Cartagena, entregó el siguiente cuadro de honor.
Categoría pre infantil, la ganadora fue la niña Daniela Castillo, de la institución educativa Simón Bolívar; en la categoría infantil, el ganador fue Leyder Andrés Garavito, de la institución El Nacional; en la categoría pre juvenil, el primer lugar correspondió a Kendy Ruggeiro, de la Urbana Simón Bolívar, con segundo lugar de José Herrera del taller pie de cumbre y estudiante de la Urbana Simón Bolívar, el tercer puesto fue para Linda Anzoátegui del taller piedecumbre y estudiante del María Auxiliadora.
En la categoría Juvenil, la ganadora fue Paola Arcía Solano, del taller piedecumbre y estudiante del Andrés Rodríguez B sede el Carmen, Segundo lugar Linda Figueroa, del taller piedecumbre y estudiante del colegio María Auxiliadora y en la categoría libre el primer puesto fue para Henry Osorio del taller Piedecumbre.
El segundo lugar lo obtuvo Katy Peñate, también del taller piedecumbre y el tercer lugar fue para Cristian Fuentes de Chinú.
El certamen que contó con el apoyo de la fundación cultural de Sahagún, Funculsa, fue todo un éxito, según lo anotado por el rector del plantel Organizador Alfredo Cortés Calle, destacando la calidad de los participantes y el comportamiento del publico que acudió a observar el encuentro.
Con relación a la tabla de ganadores, se destaca el trabajo del grupo puiedecumbre, que con lo realizado en el este quinto concurso intercolegial de declamación y primer regional para la categoría mayores, demostró que está para grandes cosas y junto al taller semillero Rosita Santos de Chinú, son los únicos que han abordado el arte de declamar como una actividad en la que hay que estudiar y practicar constantemente, de ahí los resultados en los eventos a los cuales asisten en el ámbito nacional.

EL TALLER


Piedecumbre fue fundado por el poeta y declamador Rafael Vergara Álvarez, en el año de 1.994 y desde entonces hasta nuestro días son muchos los declamadores que al sol de hoy se encuentran ejerciendo la profesión en otras Ciudades, como es el caso de Néstor Ramos en Montería, Luisa Fernanda Vergara en Montería, Fredy Feris Campo en Barranquilla, Glenda Maad Polo en Bogotá, Henry Osorio en Majagual, Sucre, y Yina Bula en Montería, entre otras de reconocidas cualidades.
La Institución educativa Simón Bolívar a través de su rector Alfredo Cortés, indicó que la versión del presente año, la comenzarán a trabajar desde este año, con el objeto de canalizar los recursos necesarios que permitan hacer un evento digno de una ciudad como la nuestra.

Posteado por: FREDY FERIS | 15 de agosto de 2007

FRASES DE ALUSIÓN A LA POESÍA


El arte hace los versos, pero sólo el corazón es poeta. Andrea Chénier

La historia cuenta lo que sucedió; la poesía lo que debió suceder. Aristóteles

La historia ha probado la capacidad demoledora de la poesía y a ella me acojo sin más ni más. Pablo Neruda

La música, cuando va acompañada de una idea placentera, es poesía. Edgar Allan Poe

La poesía es el género de la sinceridad última e irreversible. Mario Benedetti

La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega. Leonardo Da Vinci

La poesía es algo que anda en la calle. Federico García Lorca

La poesía es comunicación, algo que sirve para hablar con los demás hombres. Vicente Aleixandre

La poesía es un arma cargada de futuro. Gabriel Celaya

La poesía es el eco de la melodía del Universo en el corazón de los humanos Rabindranath Tagore

La poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano. Carmen Conde

La poesía es la ambición de discurrir, que aspira a verse cargada de más sentidos y ungida de más música, que el lenguaje ordinario. Paul Valéry

Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio. Federico García Lorca

La poesía es el punto de intersección entre el poder divino y la libertad humana. Octavio Paz

La poesía es más profunda y filosófica que la historia., Aristóteles

La poesía ha de ser la hija obediente de la música. Wolfgang Amadeus Mozart

En la poesía hay más verdad que en la historia. Aristóteles

La poesía es el centro y la circunferencia del conocimiento. Es la raíz y la flor de todos los sistemas de pensamiento.  William Wordsworth


Posteado por: FREDY FERIS | 31 de julio de 2007

¿POR QUÉ VOLVER A LA POESIA?

¿POR QUÉ VOLVER A LA POESÍA? 

Porque la vida se nos esta volviendo metálica, mecánica, fugas, indiferente, superficial, se nos esta convirtiendo en solo vulgaridad, impudor, chabacanería…  y, aunque existan otras estrategias para superar tantos antivalores, la  POESIA  también es el camino.

Todo lo anterior está llevando al hombre al desconocimiento de cuanto le asiste en el entorno.

El utilitarismo, empuja especialmente a las nuevas generaciones, a lo meramente existencial y programático. El niño no saluda al anciano, ni lo respeta, lo ve como un mueble viejo, no sabiendo que lleva en sus canas, una cátedra de sabiduría que le dono la vida.

Las normas de cortesía en las relaciones humanas, están en desuso, de ahí que la delicadeza en el trato está desapareciendo. La indiferencia y lo desapercibido se están convirtiendo en las normas de comportamiento del niño y del joven, antivalores que estimulan la insensibilidad por la vida, por la naturaleza y por las virtudes propias del ser Humano.

El estruendo de la música vulgar, bulliciosa y que no deja mensaje alguno, las imágenes de actos aberrantes, criminales y sin ningún tipo de censuras, contribuyen poderosamente a formar un hombre inclemente, y a no conocer ni defender los valores de su identidad.

Este mar embravecido , arrogante y de apariencia irreversible , no le puede ganar la batalla a los valores, por ello, es labor inaplazable de padres, profesores y artistas de la palabra, entre otros, emprender una cruzada en defensa de todo cuanto dignifica la vida humana; por que si bien es dura la batalla, mas dura y critica seria la derrota para quienes tienen la noble misión de inculcar en el niño que la vida es alegría, sueños, esperanza, creatividad, asombro, imaginación, curiosidad, valoración, autoestima, etc.

Aunque existan innumerables estrategias para contener la avalancha de antivalores que nos inundan a diario y que de alguna u otra forma nos contagian; la POESÍA también es el camino, pues, ella nos despierta en los rincones de la conciencia, admiración por la naturaleza, sentimiento hacia los demás, delicadeza en el trato, pulcritud y variedad en el lenguaje, riqueza lexicográfica; nos incita a la creatividad, desarrolla la capacidad de  asombro ante la simpleza de un detalle o el de una hoja cuando cae; por que la poesía vive en la naturaleza, en la corriente del arroyuelo, en el canto de los pájaros, en los horizontes de invierno, en los ocasos de otoño, en la policromía de los ojos, en los balcones de la luna, en le rumor de las olas, en la nostalgia del desierto y en los corazones que no han perdido su capacidad de asombrarse ante la grandeza de una gota.

La POESÍA es vida y la vida hay que admirarla, disfrutarla, cultivarla y defenderla hasta cuando deje de latir el último corazón humano.

Grupo Literario  PIEDECUMBRE, Sahagún  – Córdoba.

    

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: